Asensio rompe un maleficio de dos años y vuelve a marcar en Europa

Miguel A. Sánchez

Marco Asensio quiere revivir, resurgir, recuperarse y cuantas palabras pueda pensar el lector con un prefijo-re y un verbo que evoque a la vida o al levantamiento. El mallorquín no ha vuelto a ser el mismo desde su lesión, la que le apartó una temporada entera de los terrenos de juego. Va poco a poco, como un coche de gasoil, sin demasiadas revoluciones, recuperando récords y rompiendo maleficios. Hoy ha anotado el tercero de los suyos contra la Atalanta y ha vuelto a marcar en Champions League. No lo hacía desde marzo de 2019, hace ya dos años, cuando anotó un gol frente al Ajax de Ámsterdam. Aquel día los blancos fueron eliminados, hoy ha sentenciado el pase a cuartos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El Real Madrid ganaba 2-0 cuando Zidane decidió que debía entrar Asensio. El futbolista, que no tuvo ningún minuto contra el Elche, perdió el puesto de titular en detrimento de Vinícius. Salió por Fede Valverde y marcó la Atalanta de falta. El partido podía llegar a complicarse, pero apareció el mallorquín y su alianza con Lucas Vázquez, la que tantas jugadas y goles ha brindado al madridismo, incluso esta temporada en la que el atacante no termina de brillar.

La Atalanta acababa de marcar, lo hizo Muriel, el primer colombiano en marcar un gol de falta directa en toda la historia de la Champions. Se volcó hacia arriba y solo dos minutos después Lucas Vázquez condujo una contra desde la banda derecha, trazó la diagonal y vio a Marco Asensio, que acababa de desmarcarse a la espalda de su defensor. Recibió y batió con un disparo raso, ajustado al primer palo, a un Sportiello mal colocado. El gol que selló la victoria y rompió el maleficio de dos años sin celebrar un gol en una noche europea. El tanto que ha devuelto la sonrisa a Marco.