El asombroso y nuevo tatuaje de Militão en el pecho

Adrián Marcos
90min

​El futbolista brasileño llegó al ​Real Madrid el pasado verano con los brazos cubiertos de tinta, demostrando, como otros tantos, que es un amante más de los tatuajes. Sin embargo, a diferencia de algunos, Éder Militão tenía aún el pecho totalmente descubierto, como un folio en blanco esperando a ser pintado, y aprovechó el día de descanso que les dio Zinedine Zidane para poner la parte delantera de su torso como lienzo para dos tatuadores.

El defensa madridista contrató a dos profesionales para que, simultáneamente y en su casa, inmortalizasen el rostro de Jesucristo en su abdomen, junto a un ángel y un arcángel que le custodian en cada uno de sus pectorales. Todo ello perfectamente integrado con los diseños que el jugador ya lucía en sus brazos y rematado por la palabra 'Gratidao', gratitud en castellano, debajo del ombligo.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Una muestra más de la devoción de muchos futbolistas por la religión, que en el caso de Éder Militão ya había sido reflejada en su piel con el tatuaje de la Vírgen María en uno de sus brazos. Un dibujo al que ahora se suman estos y que completan así una auténtica obra de arte pintada en tinta sobre piel que no estará en ningún museo, pero que probablemente veamos en más de una celebración de gol.

Desconocemos si el bueno de Militao continuará cubriendo su piel con tinta, pero si que sabemos que fueron sus compatriotas Gabriel Jesús y Gabriel Barbosa, 'Gabigol', quienes le recomendaron, por experiencia propia, a este par de profesionales. El jugador del Real Madrid, a cambio de la labor, no solo les pagó lo pertinente, sino que regaló a los tatuadores una camiseta del conjunto blanco con su pertinente dedicatoria.

Otras historias