El asombroso cambio de un año para otro de Àlex Rins que le ha devuelto la ilusión

Alex Rins ha hecho un inicio de temporada que no tiene nada que ver con el inicio del año 2021 y que lo dejo sin opciones (Photo by Pablo Morano/Anadolu Agency via Getty Images)
Alex Rins ha hecho un inicio de temporada que no tiene nada que ver con el inicio del año 2021 y que lo dejo sin opciones (Photo by Pablo Morano/Anadolu Agency via Getty Images)

Àlex Rins está siendo uno de los nombres fuertes en las cinco carreras que llevamos de Mundial de MotoGP 2022 con actuaciones tan espectaculares como la remontada que firmó en Portimao el pasado fin de semana. El piloto de Suzuki podría sonar como uno de los favoritos hace un par de años pero la verdad es que tras el desastroso 2021, las expectativas sobre el piloto español habían pasado a un segundo plano. No obstante, lo que hizo de 2021 una pesadilla, está siendo la gran baza de 2022.

Estamos hablando de la regularidad y el inicio de Mundial. En 2021 las primeras carreras fueron algo dificilmente repetible, y no precisamente en el buen sentido. Tras las dos primeras carreras en Qatar, Rins empezó lo que fue sin duda su peor época en motociclismo. No sumó un solo punto en cinco carreras. Se cayó en todas las carreras desde Portugal hasta Italia y para acabar de rematar el mal fario se rompió el brazo antes de la carrera en Catalunya, el GP de casa. El resto del año no fue mucho mejor y solo logró un solo podio además de otros dos abandonos. Terminó el año en 14º posición mientras que Joan Mir, con la misma moto, fue tercero.

No es fácil ver como tu compañero triunfa y tú sufres tanto. De hecho, eso es una de las razones por las que había más expectativas en 2021 con Àlex Rins. Joan Mir se proclamó campeón el año anterior en tan solo su segundo año en el equipo de Hamamatsu mientras que Rins tardó a coger el ritmo en un año que fue más corto de lo normal. Acabó siendo tercero en 2020 porque cuando reaccionó ya no había tiempo a recuperar el terreno perdido en la primera mitad de año. Por eso, con la Suzuki como la moto más equilibrada de la parrilla, se las prometían muy felices. El problema es que acabó siendo todo lo contrario.

Este año, como gran parte de la parrilla, Rins termina y contrato y no es de extrañar que se empiecen a sembrar sombras alrededor de su continuidad con la marca japones. Otro año como el anterior no se lo puede permitir y parece estar gestionando la presión mejor que nunca. Llevamos cinco carreras disputadas y ya lleva dos podios, es colíder del Mundial junto a Fabio Quartararo y solo está a 30 puntos de igualar la misma cantidad de puntos que en todo 2021. Todo esto con 14 carreras menos.

La regularidad y el saber aguantar la posición es lo que le faltaba al piloto de Barcelona para poder luchar por un título hasta el final, algo que solo pudo hacer en Moto3 en el año 2013 donde se le escapó la corona en la última curva. Los ceros le han penalizado mucho a lo largo de su etapa en Moto3 porque velocidad nunca le ha faltado. En 2019, por ejemplo, cuando consiguió su primera victorias en MotoGP, firmó duelos espectaculares con pilotos como Valentino Rossi y Marc Márquez saliendo victorioso. Por lo tanto, desparpajo y nivel para batir a los mejores lo tiene.

Aún queda mucho Mundial por delante y es obvio que tienen que ocurrir muchas más cosas que van a definir el devenir del campeonato. No obstante, sí que se puede perder un título en las primeras carreras del año y eso Rins lo sabía mejor que nadie. Tomó nota de ello y su inicio nos recuerda a ese Àlex de 2019, con el que se puede contar para ganar todo aquello que se le presente.

Vídeo | La presentación de Repsol Honda para la temporada 2022 de MotoGP

Otras historias que te pueden interesar: