Auditoría realizada por Laporta en el Barcelona revela que la situación económica del club es peor de lo imaginado

Jesús Sarez Orendain
·2 min de lectura

El FC Barcelona atraviesa una crisis económica sin precedentes. Las terribles decisiones deportivas tomadas por el ex presidente del club, Josep María Bartomeu y la fuerte crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus han llevado al Barcelona a encontrarse en la peor de las situaciones posibles. Afortunadamente para el club catalán, con las elecciones de marzo que finalizaron con el nombramiento de Joan Laporta como nuevo presidente, ha comenzado una nueva etapa en el club. El nuevo presidente tiene un equipo de trabajo que ha comenzado a elaborar un plan para pagar la deuda de más de 1000 millones de euros en la que el club se encuentra inmerso.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Gran parte de las promesas de campaña de Laporta tuvieron como sustento el proyecto de reestructuración económica del club, que empezaría con una auditoría interna a las cuentas del club para conocer el alcance real de la situación. El día de hoy, el canal 'Esport3' ha confirmado que dicha auditoría ya se habría llevado a cabo, y que los resultados de la misma son mucho peor de lo que se esperaba hasta el más pesimista de los asesores de Laporta.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De acuerdo al canal catalán, la auditoría reveló que el Barcelona tendrá pérdidas cercanas a los 350 millones de euros sólo para esta temporada, además de que en el mejor de los escenarios, no habrá números verdes hasta la temporada 2022-2023 como mínimo. Afortunadamente no todo es malo para el conjunto catalán, pues en dicho ejercicio se contemplaron dos factores: que Messi se quede en el club y que el primer equipo pueda realizar un fichaje de renombre en el siguiente mercado de verano. El nuevo presidente del equipo quiere a Erling Haaland para dar un golpe sobre la mesa y devolver al Barcelona al lugar donde merece estar.