Coches de calle rodaron en Turquía para mejorar el grip... y llovió

Luis Ramírez
·2 min de lectura

La sesión del viernes del Gran Premio de Turquía mostró una constante imagen en los monitores: monoplazas derrapando o sufriendo trompos ante la falta de adherencia que se encontraron en el circuito de Estambul.

La razón de esos problemas fue que la pista del Istanbul Park fue asfaltada nuevamente hace unas semanas. Sin embargo ese proceso, que se realizó muy poco tiempo antes de la carrera, unido a la selección de neumáticos duros por parte de Pirelli, dio como resultado un agarre muy bajo.

Durante la primera sesión de entrenamientos el mejor tiempo solo pudo ser una vuelta en 1:35, mientras que en la segunda tanda el primero rodó en 1:28. A pesar de esa mejora, los tiempos fueron entre 3 y 4 segundos más lentos que lo que habían logrado los monoplazas en 2011 cuando la Fórmula 1 visitó por última vez Estambul.

También puedes leer:

Análisis: los datos de 2011 hablan mal del asfalto de Turquía

Las complicadas condiciones de la superficie de la pista llamaron mucho la atención. Aunque algunos pilotos admitieron haberse divertido ante el reto, otros hicieron comentarios más duros, como por ejemplo Max Verstappen, que sugirió que en caso de lluvia el sábado serían necesarios “neumáticos con clavos”.

Sergio Pérez añadió que pilotar bajo esas condiciones era como llevar un F1 en “mármol, por la cocina”.

Romain Grosjean tuvo una idea más atrevida y dijo: “Le sugerí a todos los involucrados en la Fórmula 1 que deberían meter coches de alquiler en la pista entre sesiones para ayudar a eliminar el polvo del asfalto”.

El comentario en broma que realizó el piloto francés del equipo Haas no se cumplió del todo... pero casi. Una parte de su idea se aprovechó en la noche del viernes en la pista turca.

Curiosamente, los organizadores de la carrera aprovecharon la caída del telón de la jornada para permitir que algunos coches de calle recorrieran el trazado con el objetivo de  limpiar la pista y a su vez dejar más goma para ayudar a reducir las superficies resbaladizas.

El siguiente vídeo lo publicó en Twitter un integrante del equipo McLaren.

 

Para completar el despropósito, luego llovió y la goma que habían dejado los coches de calle desapareció.

No te pierdas todo lo que dijeron:

Las curiosas definiciones de los pilotos sobre el circuito de Turquía Sainz: "Este de Turquía, el viernes más extraño de mi vida"