El balón parado devuelve la pegada al Real Madrid en Getafe

Goal.com
Un error de David Soria y un cabezazo de Varane fueron suficientes para que los merengues empezaran el 2020 con victoria en el Coliseum.
Un error de David Soria y un cabezazo de Varane fueron suficientes para que los merengues empezaran el 2020 con victoria en el Coliseum.

No fue un partido brillante pero el Real Madrid empezó el 2020 con una victoria tras vencer por 0-2 al Getafe este sábado. Los merengues sólo necesitaron dos buenos centros al área, un error de David Soria y un rendimiento defensivo perfecto para llevarse el triunfo ante un Geta tan voluntarioso como superado.

Los azulones empezaron el partido muy metidos e intensos, presionando muy alto y adelantando su línea defensiva para imposibilitar la circulación de balón del Madrid. Pese a que el Madrid no estaba cómodo, el equipo de Bordalás no terminó de asediar y sólo inquietó a Courtois con un disparo de Arambarri al que Courtois respondió con un auténtico paradón.

El Getafe perdonó en la primera que tuvo y el Madrid, que venía de dos partidos seguidos sin marcar ante Barcelona y Athletic, mandó a la jaula la primera que tuvo con una importante dosis de fortuna. Soria salió en falso ante el cabezazo de Courtois, no impactó bien al balón y su despeje se acabó yendo contra su propia portería. La eficacia del Madrid le daba un premio que parecía hasta exagerad al descanso.

Sólo ocho minutos después de la reanudación, Varane volvió a golpear esta vez tras un centro medido en una falta de Kroos. El remate del francés esta vez fue impecable y Soria no pudo hacer nada y la estrategia dejaba el partido en bandeja de plata para los blancos. Bordalás trató de reaccionar metiendo a Molina, pero el Madrid ya no concedió casi nada con un Varane imperial erigido como líder de la zaga ante la ausencia por sanción de Ramos.

El muro blanco no dio opción a los locales y fueron los merengues los que pudieron sentenciar pero Bale falló dos mano a mano ante Soria, uno de ellos por querer lucirse demasiado y Vinicius, que sigue negado para el gol, también mandó al limbo lo que pudo ser el 0-3. El tercero llegó en el último minuto con una espectacular cabalgada de Valverde, que regaló el tanto en el paso de la muerte a Modric.  A falta de pólvora en los delanteros, el balón parado acabó con la sequía de un Madrid que se marcha a jugar la Supercopa de España enganchado a la lucha por LaLiga.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias