El Barça no está a la altura de Leo Messi

Yahoo Deportes
Leo Messi enfila el túnel de vestuarios tras quedar eliminado en Anfield. (Foto Jan Kruger - UEFA/UEFA via Getty Images)
Leo Messi enfila el túnel de vestuarios tras quedar eliminado en Anfield. (Foto Jan Kruger - UEFA/UEFA via Getty Images)

Leo Messi ha cambiado la forma de ver la Liga. De mirarla, competirla y ganarla. Ya nada volverá a ser lo mismo tras el argentino, porque el ‘10’ azulgrana no solo cambió para siempre la historia del Barça, sino también la del Real Madrid. Sin embargo, como si de vasos comunicantes se trataran, mientras el Camp Nou impuso su hegemonía en la Liga gracias a la regularidad practicada en el día a día y no pudo trasladarla a Europa, el Real Madrid encontró en la competición más gloriosa, la Copa de Europa, el cobijo perfecto para huir de Messi.

Así, si la Liga te muestra tu nivel en el día a día y Leo Messi puede decantar un partido en cualquier momento, la Champions League te enseña tu techo competitivo. Hasta dónde puedes llegar porque tu capacidad de aguante, la mentalidad y el talento que reúne tu plantilla te lo permite. Y aquí la directiva azulgrana no ha estado a la altura para armar un equipo que se ajustase a las necesidades del argentino.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Con fichajes innecesarios, decenas de operaciones sospechosas para cobrar comisiones y una secretaría técnica con un grado de acierto ínfimo, la junta encabezada primero por Rosell y después por Bartomeu han negado a Leo Messi la posibilidad de trasladar ese dominio liguero a Europa. Jamás entendieron qué necesitaba el equipo.

Con ello, desde que el astro argentino debutó con el Barça, el conjunto azulgrana ha ganado 10 de las 15 ligas que ha disputado, mientras que el Real Madrid tan solo lo ha hecho en 4 ocasiones y el Atlético de Madrid, en 1. Así, el aficionado del Camp Nou se pregunta: ¿cómo puede ser? ¿Por qué no podemos hacer lo mismo en la Champions League? La realidad es que el Barça tenía todo a su favor, pero su directiva destrozó los proyectos de futuro que tenía por delante.

Tras la aparición de Pep Guardiola y el momento álgido de un equipo ganador con el mejor de la historia a su servicio, el Barça tenía todo de cara para recortar las distancias europeas con un Real Madrid en crisis existencial, pero no ha podido lograrlo. La directiva es la gran culpable. Por ello, el resultado ha sido decepcionante y difícilmente previsible, ya que el club azulgrana ha ganado menos trofeos europeos de los esperados.

La explicación es multifactorial, claro. Un torneo tan inestable como la ‘Orejona’ es impredecible y cinco minutos malos te pueden enviar de vuelta a casa, pero la sensación de hastío e incomprensión se ha propagado temporada tras temporada.

La Champions parece inalcanzable y los desastres ante la Roma y el Liverpool ejemplifican que psicológicamente el equipo tiene un bloqueo mental que está incrustado en la mentalidad de los futbolistas con más peso en el vestuario, pero también se ha autoimpuesto unas limitaciones competitivas.

Así, el club azulgrana presenta carencias estructurales a la hora de diseñar la plantilla actual, con el mejor ejemplo posible de Neymar. En este sentido, ya hace 3 temporadas que el brasileño partió rumbo al PSG, pero el Barça ha sido incapaz de poder suplir la falta de desborde y energía ofensiva que dejó tras de sí con fracasos tan sonados como Coutinho o Dembélé. Nunca ha podido superar su marcha.

A ello hay que sumarle la grave necesidad de profundidad ofensiva que la entidad culé padece y que han obligado a Quique Setién a tener que reinventarse con de Jong o a depender de un juvenil de 17 años llamado Ansu Fati. Además, hay que mencionar la poca dinamita exhibida en eliminatorias europeas.

En el otro lado del río, el Real Madrid tuvo la habilidad de construir un equipo alrededor de Cristiano Ronaldo para potenciar sus últimos años. Con Marcelo, Benzema, Modric, Isco o Kroos, el portugués encontró en su directiva y sus compañeros los argumentos necesarios para sumar 4 Champions League en 5 temporadas y someter Europa a su mano de hierro.

En definitiva, la directiva del Barça está desaprovechando los últimos años de Leo Messi por no saber qué necesita el equipo en cada mercado de traspasos. Por ello, cuando el astro argentino se retire, todo el mundo preguntará: ¿y por qué no ganó más Copas de Europa si era el mejor?. La razón habrá que preguntársela a una junta votada por sus propios socios que utilizó el nombre del Barça para enriquecerse en lugar de para aumentar la leyenda de Leo Messi.

Más historias que te pueden interesar:



Otras historias