Para tener un Barça de 10 hay que viajar a lomos de un 9

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·3 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Montaje Barça.
Los tres protagonistas azulgranas ante Club Atlético Osasuna.

La insistencia veraniega de Ronald Koeman en relación al fichaje de un delantero centro de nivel se saldó con un ‘no’ rotundo por respuesta. La maltrecha tesorería azulgrana no pudo soportar la incorporación de una pieza básica para el técnico neerlandés pese a las demandas públicas ante los medios de comunicación, así que tanto Leo Messi desde el rol de falso ‘9’ y Antoine Griezmann como referencia más adelantada se vieron obligados a repartirse los minutos en punta.

Hipermóviles, necesitados de libertad y contacto con el cuero, ninguno de los dos se ha encontrado cómodo en un papel que les aleja de su mejor versión. Hasta que apareció Martin Braithwaite. Ante Osasuna, el danés ejerció de delantero centro puro. Encargado de fijar centrales y arrastrar defensas con sus desmarques al corazón del área, Braithwaite permitió liberar a Messi y Griezmann y ambos lo agradecieron con uno de sus mejores partidos desde que empezó la campaña 2020/21.

Como si de una catapulta se tratase, su simple presencia como referencia ofensiva ha impulsado la naturalidad del ataque azulgrana. Es la mecha que prende y enciende la dinamita. No tanto por su nivel individual, sino por lo que representa para el colectivo. El que facilita el encaje de piezas y constituye un reparto espacial más simple.

Y es que si bien es cierto que el danés no se encuentra entre los mejores delanteros del campeonato, su rendimiento sobre el campo cada vez que ha vestido la camiseta azulgrana es superior del que se podría intuir en un primer momento. Siempre que le han llamado ha respondido.

En un ecosistema ofensivo que propone el constante intercambio de posiciones entre sus mediapuntas con el objetivo de favorecer la generación de ocasiones, es clave que aparezca la figura del delantero centro fijador. Alguien capaz de repetir esfuerzos prolongados, oxigenar a la segunda línea con descargas para contragolpear, pensar más allá del gol y distraer a los defensas que ocupan la zona central del área. Sus movimientos repercuten en el sistema defensivo rival y generan dudas que aprovechan Messi, Griezmann y Coutinho.

Así, el argentino campó a sus anchas partiendo de la derecha y acabando por dentro ante el conjunto navarro, mientras que Coutinho realizó el mismo recorrido desde la izquierda. Los dos fluyeron sobre el terreno de juego pese a que el brasileño aún está carburando. Por su parte, nadie agradeció más la presencia de un ‘9’ clásico en el frente de ataque que Antoine Griezmann. Liberado desde la táctica que proyecta la pizarra y desatado mentalmente después de confesarse en la televisión, el francés firmó una exhibición de las que se espera de un jugador de su calibre.

Antoine Griezmann.
El mapa de calor de Antoine Griezmann ante Osasuna.

Como en el Atlético de Madrid o en la selección francesa, la figura de un delantero clásico benefició su productividad ofensiva. Y es que a la habitual implicación defensiva de la que siempre hace gala, como la que mostró en la recuperación y asistencia del 3-0 de Coutinho, Griezmann exhibió un abanico de descargas, movimientos dañinos entre líneas y desmarques que Osasuna nunca pudo resolver.

Mucho más conectado con el juego de su equipo, el galo gozó de la libertad que pide a gritos su fútbol. Aquella que le posibilita no verse obligado a regatear en banda, desmarcarse a la nada en punta o pasar desapercibido en la transiciones ofensivas de su equipo. Así lo muestran los números. Si en esta temporada promedia 37.7 toques y 26 pases por partido, hoy se fue hasta las 87 intervenciones y los 69 envíos. Un nuevo Griezmann es posible. Para ello, la función ‘invisible’ que desempeña Braithwaite es una condición fundamental.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente