Barcelona, se acabaron las rotaciones

Ya no hay nada que dosificar y Luis Enrique, igual que hizo los años del triplete y el doblete, apostará por los once jugadores que le garanticen un índice de victoria más alto


EDITORIAL

La temporada ya está en su recta final y el Barcelona no realizará más rotaciones de las estrictamente necesarias. Luis Enrique Martínez es un entrenador pragmático al que le gusta reducir el riesgo hasta la mínima expresión y apenas irá realizando ajustes en función del despliegue táctico que utilice en cada partido, que puede variar entre el 4-3-3, el 3-4-3 y el 4-4-2, y alternando a Rafinha Alcántara, Sergi Roberto y Jordi Alba, pero el bloque de titulares que intentará el asalto al triplete lo formarán los indiscutibles titulares, con la MSN a la cabeza.

Los córners, el talón de Aquiles del Barcelona

Sin embargo, la situación también requerirá planificación. Para empezar, Leo Messi no jugará en el próximo desplazamiento liguero del Barcelona a Granada por sanción y lo mismo le sucederá a Sergio Busquets en la ida de la Champions League a domicilio de la Juventus, sin olvidar que también Gerard Piqué está apercibido de suspensión en Liga. Sin embargo, y a la espera del rendimiento que ofrezca Andrés Iniesta en la medular y de posibles ausencias de Luis Suárez y Neymar Da Silva, jugadores como Andrés Gomes, Denis Suárez, Arda Turan y Paco Alcácer tendrán un papel más enfocado a oxigenar el once titular.

En estos momentos quedan diez semanas en las que se disputarán trece partidos: diez de Liga, dos más de Champions League -que pueden ser dos más en caso de alcanzar las semifinales y tres, en caso de llegar a la final- y la final de la Copa del Rey ante el Alavés. A la espera de que lo que acontezca en Europa, el Barcelona ya sabe que en cuatro de estas diez semanas tendrá partido intersemanal y por ahora no da muestras de cansancio físico. 

Así, los próximos onces no deberían variar demasiado con respecto a los últimos, que mantienen un denominador común que solo cambia si hay ausencias de peso, como la de Neymar en Riazor que acabó en derrota. Eso mismo es lo que el entrenador quiere evitar en la medida de lo posible y las rotaciones, en este contexto, se limitarán a lo estrictamente necesario. A falta de poco más de dos meses para acabar la temporada, ha llegado la hora de poner toda la carne en el asador porque el tiempo de dosificar esfuerzos ya ha pasado.

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines