Barcelona aplastó a Cádiz con una goleada para ser líder

·3 min de lectura

Ya no hay dudas de que peleará hasta el final y dará que hablar. Barcelona se mantiene a paso firme en este inicio de LaLiga y consiguió su cuarto triunfo de manera consecutiva: goleó por 4-0 a Cádiz por la quinta fecha y le arrebató momentáneamente la cima a Real Madrid.

Al equipo de Xavi Hernández no le sobró mucho para conseguir los tres puntos, pero fue contundente y se quedó con una victoria importante en su visita al Nuevo Mirandilla. Todo lo que no pudo hacer en el primer tiempo lo consiguió en la segunda mitad y no perdonó.

Sufrió la ineficacia en los primeros 45 minutos, debido a que tuvo un gran remate de Raphinha desde afuera que dio en el palo y en el rebote, Ferran Torres tomó el balón y probó con un disparo de derecha que se fue junto al palo luego de un leve desvío de Jeremías Ledesma.

Poco después, Ronald Araújo ganó en las alturas tras un centro de Héctor Bellerín, la bajó con la cabeza y por el segundo palo apareció Memphis Depay en soledad, pero no le acertó al arco. Ya en el complemento, el Barça aprovechó las que tuvo de inmediato para romper la paridad.

Primero, tras un control de Raphinha por derecha, asistió a Gavi dentro del área quien envió un pase atrás, que luego del desvío en el camino de Ledesma, le quedó servido para que Frenkie de Jong pusiera la apertura del marcador. Poco después, llegó el segundo de la noche.

Con el ingreso de Robert Lewandowski se terminó la ilusión del local. Precisamente, Bellerín inició la jugada, Raphinha llegó a fondo por derecha para De Jong, que perdió en la disputa con el arquero, pero el balón quedó suelto y Lewy se arrojó al suelo para empujarlo a la red.

Ya a falta de 10 minutos para el cierre, el partido tuvo que ser interrumpido por la fortuita atención médica de un aficionado en las tribunas, quien sufrió un problema cardíaco. Tras una hora de demora, en el regreso de los jugadores al campo, se reanudó y completó el juego.

En la reanudación, el Culé volvió a golpear. Ousmane Dembélé asistió con clase para Lewandowski, quien encaró al área en velocidad, aguantó con el cuerpo y abrió a su izquierda para que Ansu Fati defina con el arco a su merced y Ledesma ya vencido en el suelo.

Con el tiempo cumplido, Dembélé corrió por derecha, encaró al área, se cerró al medio, enganchó y remató fuerte de derecha para vencer al arquero, que tuvo una floja reacción y la terminó metiendo en su propio arco para el gol que sentenció la goleada en Cádiz.

Barcelona consiguió una victoria clave para afianzar su gran momento, como líder parcial de LaLiga a la espera un traspié del Merengue. El martes lo espera un duelo trascendental por la segunda fecha de la Champions League, cuando visite a Bayern Munich en el Allianz Arena.

Foto: CRISTINA QUICLER/AFP via Getty Images