El Barcelona asume que deberá elegir: Neymar o Lautaro

Goal.com


MERCADO

Es poco probable que el fútbol logre escapar de la previsible crisis financiera que generará la pandemia del CoVid-19 y tampoco lo hará un Barcelona que, igual que la inmensa mayoría de clubes profesionales del planeta, deberá redefinir sus objetivos a todos los niveles sabiendo que no logrará satisfacer el presupuesto de 1.047 millones de euros que presentó septiembre. A la espera de concretar una rebaja salarial a la plantilla en caso de no poder disputar los partidos restantes -once de Liga y seis de Champions League en caso de alcanzar la final- con clara vocación de rebajar la cuenta de gastos tras tan drástica caída de los ingresos también el mercado de verano sufrirá las consecuencias.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Así, el club se ve obligado a repensar unos objetivos estaban muy claros hace sólo un mes y medio pero con el nuevo estado de las cosas el Barcelona asume que no podrá pujar tanto por Neymar Da Silva, que este verano sí puede salir del PSG debido a una normativa de la FIFA, y por Lautaro Martínez como era la intención. Se estima que el traspaso del brasileño está valorado en una cifra entre 150 y 180 millones de euros y el de Lautaro, en 111, el que refleja su claúsula de rescisión hasta el 15 de julio. Es decir, en el mejor de los casos serían unos 270 millones de euros sin olvidar que la secretaría técnica también busca un central y y un centrocampista y que el club ya se ha gastado 31 millones en Francisco Trincao.

Las cuentas siguen sin salir. No lo hacían antes de la pandemia y mucho menos ahora, si bien es cierto que el Barcelona pretendía incluir jugadores en ambas operaciones, lo cual está por ver que pueda materializarse con un PSG a la greña con los catalanes desde hace años y con un Inter que insiste en cobrar toda la cláusula más allá del interés que mantiene en Arturo Vidal. También Nélson Semedo, Ivan Rakitic, Philippe Coutinho, Ousmane Dembélé y puede que hasta Antoine Griezmann pueden entrar en alguna operación pero antes habrá que elegir si encontrar al sustituto de Luis Suárez o si se prefiere repatriar al brasileño.

Porque no hay liquidez siquiera para cerrar los balances de la presente temporada y esa la prioridad del Barcelona y de los demás clubes en estos momentos para luego redefinir objetivos de mercado. En el caso del club catalán, en todo caso, su junta directiva cada vez tiene más claro que será uno entre Neymar y Lautaro por una simple y llana cuestión financiera.

Otras historias