El Barcelona ha dado el cambio que necesitaba a tiempo para luchar por LaLiga

Estefanía Ramos
·3 min de lectura

Ronald Koeman ha conseguido algo que a principio de temporada parecía casi imposible, cambiarle la cara a esta Barça. Desde la derrota en la final de la Supercopa de España ante el Athletic, el Barcelona es otro equipo diferente, un equipo que ha cambiado a mejor. En la Copa del Rey sacó un carácter al que no nos tiene acostumbrados y a base de coraje fue superando las eliminatorias hasta plantarse en la final con una remontada agónica ante el Sevilla incluida.

Este Barça parecía capaz de todo hasta que se tomó con el PSG y un enchufado Kylian Mbappé que anotó cuatro goles en la eliminatoria, un escollo imposible de remontar para los azulgrana. Pero ese traspié en el partido de ida es un accidente en medio de la buena racha que está teniendo el equipo y que va a más. No hay excusas para justificar el partido del Camp Nou ni la eliminación en octavos, pero por lo menos han caído con la cabeza alta y eso se nota. El conjunto azulgrana está compitiendo con la cabeza bien alta y en dos partidos han anotado 10 goles, 10 (cuatro ante el Huesca y seis ante la Real Sociedad). Dos goleadas que hacen creer al aficionado culé en la remontada liguera. Y no es para menos.

Real Sociedad v FC Barcelona - La Liga Santander | Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images
Real Sociedad v FC Barcelona - La Liga Santander | Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images

Desde el cambio de sistema todo en el Barça ha ido a mejor. Los errores excesivos e incomprensibles que vimos en el primer tercio de la temporada se han corregido en su mayoría, a Lenglet aún le queda algún aspecto que mejorar. Sergio Busquets, una pieza fundamental para este equipo y que articula el juego del Barça está más arropado y tiene que recorrer menos distancias, algo que a sus 32 años lo agradece tanto él como sus compañeros. Ya que no está en su mejor versión, por lo menos Koeman le está reduciendo sus esfuerzos. Al acierto en el sistema hay que añadir el momento de cuatro jugadores: Frenkie de Jong, Leo Messi, Pedri y Ousmane Dembélé. El holandés, más desdibujado que en otros partidos, está siendo una pieza fundamental en el resurgir del juego del equipo. En cuanto a Pedri, se está convirtiendo en uno de los mejores socios de Messi sobre el terreno de juego y está jugando a un nivel tan alto que ya ha recibido su primera llamada con la selección absoluta.

Sobre Messi hay poco añadir a lo dicho con el paso de los años. Ahora que está en un momento dulce vuelve a ser imparable. El Messi que a principio de temporada caminaba sobre los terrenos de juegos y veía como sus tiros se iban fuera, ha dado paso al Messi que encara y que marca. Y la gran sorpresa es Ousmane Dembélé. El francés parece que ha dejado atrás su calvario con las lesiones, tocamos madera, y está atravesando su mejor momento desde que aterrizó en el Camp Nou. Es un Dembélé nuevo que ha adelantado sin ningún tipo de miramientos a su compatriota Antoine Griezmann, aunque el listón tampoco estaba muy alto. Cuatro jugadores y un entrenador que le han dado un soplo de aire a un Barça condenado al desahucio y que ahora está peleándole LaLiga mano a mano al Atlético de Madrid.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!