Barcelona, el enemigo vivió en casa

El Barcelona sufrió este sábado una durísima derrota ante el Málaga, no solo por el hecho de haber perdido, sino porque los blaugranas jugaron sabiendo que el Real Madrid no había pasado del empate ante el Atlético y estaban ante una oportunidad única para equilibrar la balanza con los blancos, depender de sí mismos para ser campeones y acabar la jornada empatados a puntos.

Pero los hombres de Luis Enrique firmaron uno de sus peores partidos de la temporada sufriendo además la expulsión de Neymar, que incluso podría perderse el Clásico tras marcharse del campo aplaudiendo al colegiado.

Uno de los encargados de dilapidar -al menos por esta jornada- las opciones del Barcelona fue Sandro Ramírez, un viejo conocido de los blaugranas. El atacante canario abrió el marcador tras una gran carrera en solitario para batir a Ter Stegen en el uno contra uno.

Así las cosas, Sandro, un canterano del Barcelona, se lució ante el que fuera su equipo, como ha pasado con Munir El Haddadi esta misma temporada. El delantero marroquí, también formado en las categorías inferiores culés, vacunó a los de Luis Enrique hasta en dos ocasiones.

El ahora delantero del Valencia anotó ante el Barcelona tanto en el partido de la primera vuelta en Mestalla como en la segunda en el Camp Nou, aunque en esta ocasión no le sirvió para arañarle puntos a sus ex, ya que los ché acabaron perdiendo ambas contiendas. El enemigo estuvo en casa, Barcelona.

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines