El Barcelona no quiere la Liga

Luis Enrique mantuvo el plan para la Rosaleda pese al tropiezo del Madrid y los culés pagaron cara la soberbia de dejar a Iniesta en el banquillo

El fútbol es tan caprichoso como irónico. Sandro Ramírez, el delantero que la temporada pasada apenas metió tres goles con la zamarra azulgrana, hundió las aspiraciones de liderato del Barcelona, que saltó al terreno de juego ante el Málaga sin modificar ni un milímetro el plan inicial de Luis Enrique Martínez. El asturiano reservó a Andrés Iniesta para medirse a la Juventus, un acto que los barcelonistas pagarán caro pues después de regalar la primera posición de la Liga en La Coruña hace tres semanas, y no solo no aprovecharon el tropiezo del Real Madrid en el derbi madrileño sino que además lo hicieron bueno para los blancos.

Pues los hombres de Zinedine Zidane, pese al empate ante el Atlético, ampliaron la ventaja en un punto y ya son tres los que tiene de ventaja respecto al Barcelona, además de gozar de un último salvavidas como es el partido pendiente que los blancos tienen ante el Celta en Balaídos. Y aun empezando bien, Sandro volvió a poner de manifiesto la fragilidad mental, por no hablar de la endeblez defensiva y la reiterada ausencia de ideas en el centro del campo, de un equipo que puede haber dicho adiós a la Liga.

Todas las noticias del Barcelona

Desquiciado acabó el Barcelona. Neymar Da Silva, en su peor partido de 2017, ni siquiera concluyó el choque, al ser expulsado, Luis Suárez no tuvo la puntería de otras ocasiones y Leo Messi estuvo demasiado solo, y en ocasiones hasta desacertado, en sus intentos. En el primer tiempo, ni Denis Suárez ni André Gomes consiguieron conectar con el rosarino con lo que Luis Enrique rectificó y dio entrada a Iniesta pero ya era tarde. Incluso Paco Alcácer, en su primer encuentro junto a la MSN, lo intentó. Pero fue a la desesperada.

Y al Barcelona nunca le funcionó jugar a la desesperada. Es obvio que hay muchas maneras de jugar al fútbol. Incluso hay muchas formas de ser un equipo ofensivo. Pero no se puede olvidar que los demás también juegan y a pesar de que el Málaga es un equipo eminentemente defensivo, logró marcar dos goles más que el Barcelona de la MSN, que las vio cuadradas en la Rosaleda. Faltan solo dos semanas para el Clásico y el tropiezo del Real Madrid hasta les ha resultado positivo a los blancos. Gracias al Barcelona, claro.

Mientras, los azulgrana siguen adoleciendo de una tremenda fragilidad defensiva y ello, ante la Juventus, puede suponer una cota inalcanzable. Pues si ante un Málaga que solo había ganado en una sola ocasión como local en los últimos tres meses, ante la Juventus puede ser mucho peor. Lo bueno es que frente al campeón italiano regresará el once titular, el único que hace carburar el equipo cuando a la inspiración de la MSN se le añade le herencia guardioliana. Sin ella, este equipo ni siquiera sabe lo que quiere.

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines