El Barcelona y Messi tienen que mirar más allá de la próxima temporada si quieren pelear la Champions League

Estefanía Ramos
·2 min de lectura

Leo Messi quiere volver a ganar la Champions League, de ser posible con el FC Barcelona, y por ese camino van sus condiciones a la hora de renovar. El argentino quiere formar parte de un equipo que pueda competir en Europa y no vaya de humillación en humillación como en los últimos años.

Joan Laporta y su junta directiva están dirigiendo sus esfuerzos para formar un equipo al gusto de Messi, pero esa inversión tiene más trazas de fracasar que de acabar con la orejona en las vitrinas del Camp Nou.

El tiempo corre en contra de Messi, y lo que quieren él y Laporta es un proyecto que funcione a corto plazo. Pero precisamente tiempo es lo que necesita este Barça para ser un equipo competitivo en Europa desde el principio hasta el final. Ya lo dijo Koeman, a jugadores como Pedri, Ansu Fati o Dest hay que darles tiempos, años para que alcancen su máximo nivel y se conviertan esa máquina de ganar que todo el barcelonismo quiere.

Lionel Messi, FC Barcelona | Xavier Laine/Getty Images
Lionel Messi, FC Barcelona | Xavier Laine/Getty Images

Los proyectos ganadores no se construyen de un día para otro y no por invertir más dinero en jugadores que ofrezcan un rendimiento inmediato es sinónimo de éxito. Para muestra el PSG y el Manchester City, que llevan más de una década invirtiendo cantidades desorbitadas de dinero en los mejores jugadores con el objetivo de conquistar la Champions y aún siguen esperando.

Messi puede seguir siendo una pieza muy valiosa para el Barcelona, su tiempo aún no ha terminado ni mucho menos, pero si quiere conquistar de nuevo la Copa de Europa va a tener que armarse de paciencia. Conseguir eso que se proponen jugador y presidente para la próxima temporada es una apuesta arriesgada, pero si el plan en vez de ser a un año es a dos o tres temporadas entonces ambos pueden darse por satisfechos.

Sacrificar el futuro del Barça por un proyecto inmediato y de dudoso rendimiento no es una buena opción apra el equipo ni para los jugadores que ya están en la plantilla. La paciencia en este deporte es una gran compañera de viaje y los proyectos que se hacen de un día para otro acaban abocados al fracaso. Cuesta pensar que el Barça 2021/2022 pueda competir de igual a igual con City, PSG o Bayern Munich pero esto es fútbol y ya sabemos que al final puede pasar cualquier cosa.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!