El Barcelona prefiere perseguir fantasmas a hacer autocrítica

El organismo ha emitido una nota en la que advierte al equipo azulgrana que el brasileño no puede ser alineado

La 'mano negra'. Otra vez. Pero en esta ocasión el Barcelona hasta se atreve a ponerle nombre: los medios de comunicación. Así, en general, para que todos se confundan más, si cabe. El club quiso expresar su "preocupación" tras la expulsión de Neymar Da Silva ante el Málaga que le ha comportado tres partidos y constatar como, a su entender, "algunos medios de comunicación, a efectos de impedir que este Comité pueda resolver con razonabilidad la cuestión planteada". Resulta que el brasileño es víctima de una conspiración.

Que lleve cinco partidos consecutivos con problemas en sus botas es irrelevante. Que decidiera ajustárselas en La Rosaleda frente al saque de una falta del Málaga, algo que el reglamento no permite y que se sanciona con una amonestación, es algo que parece no importar al club pese a que la acción provocó la primera tarjeta amarilla que acabó con su expulsión. Tampoco se muestra inquieto el Barcelona por el aplauso que realizó mientras abandonaba el terreno de juego, pero tiene al menos la 'bondad' de admitir que "el jugador efectivamente realizó el gesto de aplaudir en el momento en el que se retiraba del campo". Menos mal, los ojos del mundo entero no se equivocaron.

Estos días volverá a hablarse de 'mano negra' pero no de irresponsabilidad de un profesional -cómo les gusta destacar esta circunstancia cuando se trata de renovar y negociar al alza- que lleva un mes con unos problemas en las botas, su principal herramienta de trabajo. Y aun así. Si de verdad se creen la 'mano negra' entonces es ingenuidad el aplauso de Neymar. En cualquiera de los dos escenarios el brasileño debería recibir un toque de atención.


Pues la expulsión fue culpa de Neymar, con y sin conspiración. Y, de haberla, el brasileño pecó de ingenuo con su aplauso. Pero seguro que no habrá reprimenda al delantero. La culpa nunca es de los jugadores ni del club sino de todo lo que les rodea. Haría bien el club en dejar de perseguir fantasmas y volver a carburar como un equipo profesional de fútbol, no como la víctima de una conspiración.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines