El Barcelona, ante las puertas del infierno

Goal.com
El cuadro azulgrana visita hoy San Mamés en un partido copero que puede hundir o redimir las aspiraciones del club, en pleno terremoto institucional.
El cuadro azulgrana visita hoy San Mamés en un partido copero que puede hundir o redimir las aspiraciones del club, en pleno terremoto institucional.


EDITORIAL

El Barcelona se encuentra ante las mismísimas puertas del infierno. No solo porque el estadio de San Mamés suela recibir al cuadro azulgrana con toda la intensidad de la que es capaz, que también, sino porque en este mismo escenario se comenzó a fraguar el principio del fin de la era Valverde en el Camp Nou ya en el primerísimo partido de la temporada, cuando los barcelonistas cayeron en Bilbao en la jornada inaugural de la presente Liga. Mucho ha llovido desde entonces pero el fuego, lejos de apagarse, da muestras de seguir avivándose.

El txingurri fue destituido para dar la bienvenida a un Quique Setién que intenta abstraerse mientras las explosiones se suceden a su alrededor. Primero la lesión de Luis Suárez, luego la de Ousmane Dembélé, la incapacidad para encontrar sustitutos en el mercado, las palabras de Eric Abidal señalando a los jugadores y el hartazgo de Leo Messi, expuesto de forma pública, no hacen más que constatar que el partido de esta noche no admite término medio. O sirve para firmar una tregua a todos los niveles, por frágil que sea, o desemboca, en caso de derrota, en terremoto.

Los precedentes no son buenos pero tampoco lo eran tras perder en Anoeta con Messi furioso con el entonces entrenador, Luis Enrique Martínez, en 2015 y la fiesta acabó en triplete. Eso es algo con lo que hoy ni el más optimista de los aficionados culés se atreve soñar porque aunque con el rosarino en el campo la sensación de que cualquier cosa puede pasar, rodeado como está de esa apatía propia de un equipo sin hambre que lo ha ganado todo, también existe el serio riesgo de ser devorados por un rival que a voracidad le ganan pocos. Y sí, San Mamés será hoy un infierno para el Barcelona. Pero en realidad es nada comparado con lo que le espera a su regreso si pierde.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias