Bartomeu presenta su dimisión como presidente del Barcelona

Miguel A. Sánchez
·2 min de lectura

Josep Maria Bartomeu ha roto definitivamente con el Barcelona. El catalán envió una carta a la Generalitat de Cataluña para intentar atrasar el referéndum del Voto de Censura, pero vista la negativa de la consellera, ha decidido dimitir antes de que se realice la votación. Bartomeu pone fin a seis años de mandato culé con tres Ligas, una Champions League, cuatro Copas del Rey, dos Supercopas de España, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes.

Josep Maria Bartomeu no se va solo. Tras una reunión urgente en las instalaciones del club, el presidente ha presentado su dimisión acompaado por toda su Junta Directiva. La Junta ha tomado esta decisión porque considera una irresponsabilidad realizar el referéndum los próximos días 1 y 2 de noviembre dada la situación sanitaria del país, sobre todo en Cataluña, donde la segunda ola no para de ascender. Afirman no querer ser cómplices de los posibles riesgos que pueden correr los socios al acudir a las urnas.

Cuentas aprobadas

La reunión ha terminado con el adiós a la ‘era Bartomeu’, pero con los deberes hechos. La directiva ha aprobado las cuentas de la pasada temporada, con casi 100 millones de euros en pérdidas, y ha redactado el presupuesto para la presente campaña. Este debe ser aprobado en la Asamblea pero, en este caso, la Secretaria General de Catalunya sí que imposibilita su celebración y la traslada a fechas venideras, con la pandemia algo más controlada para evitar riesgos.

De un triplete a un año en blanco

El mejor resumen de la etapa Bartomeu es la caída del mito. El presidente catalán se las prometía felices con Luis Enrique. El primer año del asturiano consiguió el segundo triplete de la historia del club gracias al tridente formado por Neymar, Luis Suárez y Messi. Sin embargo, han sido ellos los que han acabado con su popularidad en el Camp Nou.

Primero fue Neymar. La directiva anunció que se quedaría en el Barcelona al 200%, pero el brasileño hizo las maletas y se marchó al París Saint-Germain. Después protagonizó algunos estrepitosos intentos para que sus caminos se volvieran a juntar, pero jamás se llegó a un acuerdo entre clubes.

El siguiente fue Luis Suárez. El uruguayo, goleador del Camp Nou, ha salido esta temporada por la puerta de atrás. Señalado tras la goleada del Bayern de Múnich en cuartos de final de Champions League, Koeman le avisó por teléfono que no continuaba en el club. El charrúa ha fichado por el Atlético de Madrid, un rival directo.

El caso Messi ha sido el último protagonizado por un futbolista. El argentino, ídolo de masas pero que ha acumulado demasiado poder, anunció al Barcelona mediante un telegrama que abandonaría el club. Bartomeu fue firme y consiguió que se quedara, pero las palabras de Messi generaron mucha polémica y fueron la gota que colmó el vaso para costar la cabeza del presidente.