Bauza y Pizzi deberán cambiar más que el discurso para ir a Rusia

Para Juan Antonio Pizzi, el resultado fue ''completamente injusto''. A Edgardo Bauza ''le gustó todo'' y fue ''brillante'' su equipo. Verso. El primero tiene a su Selección fuera de la zona de repechaje -está obligado a ganarle a Venezuela- y el segundo, descontando el sacrificio, borró noches gloriosas de la Albiceleste, con una actuación opaca en muchas dimensiones.

Chile tiene motivos para preocuparse y otros para sumar esperanza. La caída en Buenos Aires dejó más o menos claro que Arturo Vidal -por suerte vuelve- y Marcelo Díaz son dos titulares que no tienen reemplazo, ya que pese al temperamento de Francisco Silva y las recuperaciones de Pablo Hernández en el segundo tiempo, la distancia es amplia. Y quedan dos dudas: la presencia de Jorge Valdivia y el desgaste de Charles Aránguiz. El Mago entró a alborotar y un porcentaje aceptable de sus habilitaciones encontraron destino, pero no está claro si ese nivel puede alcanzarle para estar un partido completo. Lo que sí, está claro que el cambio era antes. Al Príncipe solo se le puede reprochar que no le pidió ayuda y compañía al cuerpo técnico: hizo la tarea de más de uno, peleó balones ofensivos, construyó y fue criterioso, pero terminó contracturado.

Otro punto a tocar es el del centro del ataque, porque Alexis y Beausejour arrasaron por la izquierda e Isla junto a Fuenzalida no desentonaron, aunque les faltó luz. Eduardo Vargas no estuvo cómodo, le quedaron muy pocas pelotas -de hecho terminó jugando en banda- y a Nicolás Castillo le falló el finiquito. Incluso apareció Esteban Paredes en los descuentos y algo más enredó a los zagueros rivales. De todas maneras, es un puesto a seguir analizando: nadie sabe quién es el nueve de Chile.

Argentina tiene aún más razones para preocuparse. Pasar del ''ganar como sea'' al ''ganar jugando bien'' no es un escenario demasiado viable si el próximo desafío es Bolivia en La Paz. Mascherano, Otamendi, Biglia e Higuaín se quedan afuera del viaje por acumulación de tarjetas, Mas no jugó el complemento por un traumatismo en la rodilla, Mercado quedó desafectado por un desgarro y Dybala evoluciona, pero es una incógnita si llegará. Al contingente se suman Matías Caruzzo, Iván Marcone y Lucas Alario, pero el Patón tendría que mirar el banco primero, porque confió en ellos antes y arrastran una semana de trabajos. En ese escenario, pareciera lógico candidatear a Guido Pizarro (dueño del mediocampo de Tigres), Funes Mori que retorna, Éver Banega que fue el reemplazo de un intrascendente y nunca 10 Kün, y Lucas Pratto, de espléndido estado de forma en Brasil.

Pero no es todo: Agüero nunca fue el creativo que necesitaba Pipita, en ese interés del DT de hacerlo jugar de Dybala y replicar el modelo Juventus, por lo que queda claro un grito de emergencia en Argentina: enlazar la defensa con el ataque con un nombre capaz de romper defensas (ayer, eran seis defendiendo y cuatro delanteros. Masche fue el único que propuso pelotas profundas y verticales -y solo un tiempo-). Y, por si fuera poco, salir airosos desde la altura.

Fixture Chile y Argentina

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines