Bauza sufre cada vez que tiene que jugar como visitante

Edgardo Bauza lleva dirigidos siete partidos al frente de la Selección argentina. En los cuatro que disputó como local, aún sin jugar bien en prácticamente ninguno de ellos, sacó nueve puntos sobre 12 posibles. Fuera de casa, el rendimiento futbolístico fue igual de bajo, pero las cuentas matemáticas cierran mucho menos: en la primera salida del Patón, la Albiceleste viajó rumbo a Venezuela sin Lionel Messi y apenas pudo rescatar un empate 2-2  frente al último de las Eliminatorias Sudamericanas. La segunda excursión, otra vez sin la Pulga, terminó en tablas con Perúotro que hoy por hoy se quedaría afuera de Rusia 2018. Y el tercer viaje trajo la peor actuación: una derrota inapelable por 3-0 frente a Brasil en Belo Horizonte. 

Por supuesto que la ausencia del mejor futbolista del mundo en dos de esos tres encuentros influyó en la merma del rendimiento y de los números. Pero detrás de ese único punto sobre nueve posibles también queda en evidencia una tendencia que acompañó al entrenador durante toda su carrera: a Bauza le cuesta conseguir resultados como visitante. 

En los 18 años que lleva de carrera en los bancos de suplentes, el técnico construyó su reputación (que, en última instancia, lo llevó a calzarse el buzo de la Selección argentina) en la Copa Libertadores, certamen que ganó en dos ocasiones con clubes que nunca lo habían conseguido: en 2008 comandó a la gloria a Liga de Quito, el primer equipo ecuatoriano en consagrarse en el torneo, y en 2014 saldó la histórica deuda de San Lorenzo con el certamen continental. Pero los buenos resultados (también fue semifinalista en 2001 con Rosario Central y el año pasado con Sao Paulo) nunca estuvieron relacionados con las actuaciones de sus conjuntos en los partidos fuera de casa: de los 46 encuentros que dirigió como visitante en 10 ediciones distintas de la Copa, Bauza ganó solamente cinco.

De hecho, entre los títulos de 2008 y 2014 consiguió un único triunfo en territorio rival: 1-0 sobre Arsenal de Sarandí con Liga, en su primer encuentro fuera de casa en la fase de grupos. En ese año sumó dos empates y cuatro derrotas, mientras que con el Ciclón el total fue de tres igualdades y cuatro caídas. En 2001 en Central, en tanto, fue la única vez en la que ganó más de una vez: se impuso 2-0 sobre Vélez en el cierre de la fase de grupos y 3-2 sobre Cobreloa en la ida de los octavos de final, en la única ocasión en la que ganó como visitante en una serie de eliminación directa. Las otras dos victorias fueron un 3-2 a Sporting Cristal en 2002, cuando estaba al frente de Vélez, y un 2-1 a Danubio en 2015 con San Lorenzo. Casualmente, en ninguna de esas dos ocasiones logró superar la fase de grupos.

En el resto de los partidos, empató en 19 ocasiones y cayó en las 23 restantes. Con estos números tan desfavorables, su muy buena estadística general se explica a partir de sus buenas actuaciones como local y, en especial, de un muy buen rendimiento en los penales (pasó cuatro cruces por esa vía) y de un aprovechamiento de la regla del gol de visitante, que le permitió superar tres eliminatorias.

A pesar de ser considerado un entrenador que se preocupa más por el arco propio que por el rival -en especial cuando juega lejos de casa-, al Patón también le costó mantener el arco en cero: de los 46 partidos, apenas en cuatro logró mantener la valla invicta. Tres fueron empates 0-0 (Corinthians-San Lorenzo en 2015, River-Liga de Quito en 2007 y Morelia-Vélez en 2002) y el restante fue la victoria 1-0 sobre Arsenal el año en que fue campeón con el cuadro ecuatoriano. En total, le marcaron 74 goles (una media de 1,61 tantos recibidos por partido) y anotó solamente 45.

Los números cuando sale de visitante, está claro, no le son favorables al Patón. Y este martes, encima, también estarán los 3650 metros sobre el nivel del mar de La Paz como un factor determinante en el partido contra Bolivia, que puede ser decisivo de cara a las ilusiones argentinas de meterse en el Mundial de Rusia. Un detalle: ninguno de los triunfos que consiguió fuera de casa en la Copa fue en la altura.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines