BB Glow: los riesgos del polémico tratamiento de belleza que promete una piel perfecta

Adriana Terán
·8 min de lectura

El BB Glow es un tratamiento que, con apenas un par de años en el mercado, genera pasiones y discordias pues ofrece ser la gran solución para lograr un rostro impecable, libre de imperfecciones, ayuda a mejorar manchas, marcas, y líneas de expresión, y brinda mayor luminosidad e hidratación.

Sí, suena casi perfecto, pero entre la forma adecuada de aplicación y la calidad de los compuestos que lo contemplan hay una cantidad importante de cuestionamientos que lo ponen en el ojo de la tormenta.

Es un tratamiento indoloro, que se practica de forma ambulatoria y no requiere días de reposo. La cantidad de virtudes que promete para la piel tras su aplicación es asombrosa, pero también lo es la cantidad de detalles que hay que tener en cuenta antes de someterse a él.

BB Glow debe su nombre a dos características fundamentales: el “BB” viene de “blemish balm” o “bálsamo para imperfecciones” -el mismo que las eficientes BB Cream con color que abundan en el mercado-, y “glow” que en español significa resplandor. Entonces, lo que ofrece en esencia este tratamiento es un cutis radiante, gracias a sustancias hidratantes que nutren la piel para hacerla ver esplendorosa, y al bálsamo para imperfecciones compuesto de pigmentos para emparejar el color de la piel.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Estos ingredientes se aplican en las capas superficiales de la piel para hacerla lucir resplandeciente y unificar su color, pero en algunos casos podría ocasionar reacciones adversas graves que, hasta ahora, no tienen solución.

De qué trata el BB Glow

Esta técnica de belleza proviene de Corea, -de dónde más si no del titán de la belleza y el cuidado de la piel- y propone, según explica la cosmetóloga Johana Méndez la inyección de agentes hidratantes, como ácido hialurónico, vitaminas, péptidos y hasta niamicida, una vitamina con cualidades despigmentantes entre la capa superior y la capa media de la piel.

“Se lleva a cabo con un pen de microneedling, que es un aparatito que tiene un conjunto de agujas diminutas y las acciona en forma de barrido para cubrir la mayor cantidad de espacio.

Las sustancias inyectadas son como un potente shot de hidratación intensa en una capa de la piel que realmente lo necesita, y estimulan la producción de colágeno y elastina, con lo cual se logra el “glow”, es decir una apariencia radiante en la piel”.

Es como si los resultados que obtenemos a largo plazo al aplicar de forma tópica cremas y sueros los obtuviésemos inmediatamente después del tratamiento. Esa es la gran ventaja del famoso BB Glow, ofrece resultados notorios inmediatamente después de su aplicación.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

“Junto al glow, tienes el BB, que contiene pigmentos que van a ayudar a que la apariencia de la piel sea mucho más uniforme en cuanto a tono. Es como si te inyectaran base de maquillaje diluida dentro de la piel con el fin de equilibrar el tono de tu piel y disminuir manchas como si se creara la ilusión de un maquillaje permanente. De hecho es así como se ha mercadeado: como una alternativa para quienes no quieren maquillarse y desean una apariencia lozana, fresca, con un color unificado”, asegura Méndez.

“El detalle está en lo que ocurre después. Cuando la piel se va renovando, los pigmentos deberían irse absorbiendo, pero resulta que podrían quedarse encapsulados porque son agentes que el organismo no reconoce como propios. Si se aplican de manera más profunda, o con agujas de mayor diámetro podría lastimarse la matriz. Como esa es una zona regenerativa, el cuerpo va creando sus nuevas células, pero al detectar un agente extraño la reacción podría ser encapsular el pigmento y formar grumos en la piel que se conocen como granulomas".

La especialista advierte además que con este tratamiento no es que se aplica una pequeña cantidad de pigmentos, no. Se aplican generosamente e incluso se abusa en la frecuencia de las sesiones. “En muchas ocasiones, se ofrecen como reabsorbibles, pero la verdad es que eso no está garantizado, ni son tratamientos aprobados por la FDA ni por otras organizaciones internacionales”.

En este sentido, la dermatóloga y tricóloga Sofía Hernández explica que este es un procedimiento muy reciente que aún no cuenta con regulaciones de ninguna entidad que lo respalde y advierte que aún no se conoce si puede traer complicaciones a largo plazo.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Hernández agrega que las complicaciones generadas por este tratamiento, como los granulomas, son de muy difícil manejo y que estos pigmentos no se eliminan con láser y al intentarlo puede dar como resultado un pigmento oscuro, negro o verde. Finaliza advirtiendo que el BB Glow no representa ninguna solución a la rosácea ni al acné ni a las manchas de la piel.

Otro detalle que destacan ambas especialistas es que los productos que se aplican con este tratamiento contienen dióxido de titanio, un componente frecuente de los filtros solares y que está en muchos cosméticos. “Este es un pigmento que ayuda a reflejar la luz y crea como una especie de pantalla solar. Proporciona un aspecto radiante, pero con él se vende la idea errada de que al aplicarlo inyectado no necesitamos protección solar y eso es definitivamente falso”, asegura Méndez.

Todo lo que brilla no es oro

Existen muchos cuestionamientos en cuanto al tipo de aplicación y a la evaluación previa para definir si está indicado este tratamiento o no en cada paciente, pues no todas las pieles son iguales, no tienen el mismo grosor ni las mismas necesidades ni todas las zonas del rostro tienen la misma densidad, de manera que es un proceso delicado que muchas veces no lo llevan a cabo especialistas sino esteticistas no calificados.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Méndez, quien también es asesora de consumidores de productos de belleza, explica que al ser un tratamiento relativamente nuevo, al consumidor promedio se le hace muy difícil identificar qué tipo de producto le están aplicando, su procedencia, su calidad e incluso los niveles de higiene, de manera que se hace lógico que se estén presentando casos con reacciones adversas frecuentemente.

“Por supuesto hay en el mercado productos de buena calidad, biocompatibles, así como pigmentos vegetales que suelen ser más fáciles de absorber, pero estos a su vez cuentan con un gran potencial alergénico. Los pigmentos minerales, por otra parte, aunque no causan alergias, son más difíciles de absorber, entonces hay una amplia gama de situaciones que pueden hacer que algo no salga bien”.

Además, cuando se hace un tratamiento de este tipo se deben cambiar las agujas según las zonas del rostro que se están tratando y si no estamos con profesionales con ética, se corre el riesgo de que este cambio no se haga incluso por cuestiones de costos.

“Es necesario que los pacientes se involucren, pregunten y se aseguren de qué tipo de productos se usarán y cuál será el procedimiento. Además, es importante que recurran al especialista adecuado. En este caso, los profesionales capacitados para determinar si nuestra piel necesita y soporta este tratamiento son los cirujanos plásticos, dermatólogos y médicos estéticos”.

Más riesgos y contraindicaciones

Méndez explica que para aquellas personas con fragilidad capilar o una epidermis muy delgada este tratamiento está contraindicado porque mientras más delgada, más difícil el metabolismo de estas sustancias y su distribución equilibrada en el rostro.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

“Aplicar este tratamiento en una piel frágil puede causar inflamación, congestión, además de otros riesgos que implica el uso del pen de microneedling como infecciones. Tampoco es adecuado para quienes tienen la piel sensible. Además, personas con rosácea, trastornos de queratinización, psoriasis, hongos en la piel, neurodermatitis y acné, no deberían aplicarse estos tratamientos”.

Otro detalle, por si fueran pocos, es el cuidado que se debe tener al seleccionar el pigmento que coincida exactamente con el color de piel y si la técnica no es la adecuada, corremos el riesgo de que queden manchas porque a veces no se puede controlar cómo la piel va a distribuir el pigmento.

Además, agrega Johana Méndez que hasta ahora este no es un tratamiento inclusivo, lo que supone una limitación importante en la variedad de tonos. Este tratamiento proviene de Corea, donde suelen invertirse grandes esfuerzos en aclarado de la piel, de manera que quienes tienen la piel más oscura no encontrarían un tono adecuado. “Los colores básicos que pueden mezclarse para crear nuevos tonos son muy pocos y, hasta ahora, no alcanzan los tonos más oscuros de piel”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Por último, es cierto que se ven resultados asombrosos inmediatamente. La razón es que, según explica Méndez, cuando usas esta técnica de agredir la piel con agujas mínimas, se produce inflamación y la consecuente irrigación sanguínea. Los componentes hidratantes que se aplican se aprovechan de la cantidad de líquidos de reparación que surgen con la inflamación y de inmediato podemos observar una piel más tensa y brillante. Sin embargo, este efecto desaparece en cuanto baja la inflamación.

El BB Glow está de moda, y son muchas las personas que están mostrando maravillosos resultados. Sin duda alguna mejora la apariencia y la sensación de la piel pero hay que calcular muy bien a qué precio. No existe aún un tratamiento para tratar los granulomas, no se eliminan con láser ni se disuelven. ¿Estás dispuesta a tomar el riesgo?

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Dermatitis perioral, el mal contra el que Hailey Bieber lucha desde hace años

La cosmética anticontaminación, productos (casi) perfectos que sí protegen la piel

Aceites faciales: para qué sirven y cómo escoger el adecuado tu tipo de piel

EN VIDEO: La dieta mediterránea es nombrada la mejor dieta para 2021