Benfica superó a Dinamo Kiev y quedó a las puertas de la fase de grupos

·1 min de lectura

La plaza de Benfica en la fase de grupos de la UEFA Champions League está casi asegurada. En Łódź, Polonia, venció a Dinamo Kiev por 2-0, en el encuentro de ida de la serie de playoff, y tiene todo a su favor para liquidar la historia en su casa.

El conjunto portugués tuvo a la presencia argentina desde el arranque. En la zaga central, Nicolás Otamendi hizo su aparición como pilar y capitán del equipo, mientras que, en el mediocampo, estuvo Enzo Fernández, quien se adaptó con gran nivel al cuadro luso.

Los Encarnados impusieron condiciones en el encuentro, rápidamente, lo que no tardaron en trasladar al marcador. A los nueve minutos, tras una serie de toques, Gilberto apareció volcado a la derecha para sacar un firme remate.

Con este tanto, los ucranianos salieron en busca del empate y dieron un aviso, de inmediato, con un remate débil de Viktor Tsygankov. El volante fue el que, más tarde, protagonizó un nuevo intento al disparar cerca del palo izquierdo.

Sin embargo, los dirigidos por Roger Schmidt evitaron las especulaciones con el segundo gol. Camino al descanso, David Neres aprovechó un mal pase atrás de un defensor rival y dejó a Goncalo Ramos de frente al arco, para que éste dispare al lado derecho.

Al disponer de una buena ventaja, la visita optó por bajar las marchas, lo que le permitió a Dinamo Kiev crecer en la tenencia del balón y asomarse al descuento, con dos chances claras de Oleksandr Karavaev.

Sin más hacia el cierre, Benfica llegará a la revancha con una distancia importante y con un panorama abierto para sentenciar su clasificación, en el Estádio da Luz. El partido de vuelta será el próximo martes, 23 de agosto.

Foto: Adam Nurkiewicz/Getty Images