Benjamín Mora, el DT mexicano ignorado en la Liga MX que se volvió ídolo en Asia

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·3 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Benjamín Mora, entrenador mexicano. (MOHD RASFAN/AFP via Getty Images)
Benjamín Mora, entrenador mexicano. (MOHD RASFAN/AFP via Getty Images)

Benjamín Mora ha terminado su etapa en el futbol de Malasia con el Johor DT. Durante siete años —cuatro de ellos en el primer equipo—, el entrenador mexicano ganó un total de nueve títulos, incluidos cuatro campeonatos de liga. Se marcha como ídolo del equipo más importante de aquel país para atender motivos personales en México, según informó el equipo a través de redes sociales. Mora es el director técnico azteca que más títulos ha cosechado fuera de su tierra. Pero la travesía para encumbrarse como profeta en Asía no ha sido nada sencilla.

Oriundo de la Ciudad de México, Benjamín comenzó su trayectoria como entrenador en Tijuana. Desde 2008, trabajó en diversas categorías del equipo fronterizo. Previamente tuvo una discreta carrera de futbolista, pero a los 29 años de edad entendió que su camino estaba en otro lado. Hasta 2015, trabajó en distintos clubes como Jaguares, Querétaro, Atlante, Dorados y Cafetaleros de Tapachula, en donde llegó a ser segundo entrenador.

Un día le llegó una oferta muy peculiar a través de "un conocido": Malasia, país tropical altamente desarrollado. Consultó a su esposa y, pese a que desconocía todo de su destino, aceptó: "No sabíamos ni dónde quedaba Malasia. Nos imaginábamos que íbamos a andar en los palacios y en nuestra cabeza era como las películas que habíamos visto y teníamos un poco de miedo, pero sabíamos que no teníamos nada que perder", contó Mora en una entrevista con El País.

En 2015, el entrenador arribó al Johor DT II, equipo filial, en el que tuvo que demostrar su capacidad durante un año entero. Después recibió una oportunidad de seis meses a cargo del primer equipo (a principios de 2017), pero ese mismo año regresó a la fila. La oportunidad definitiva se presentó en 2018. Nadie lo movió más. El príncipe Tunkku Ismail Idriss, multimillonario dueño del equipo, le dio el espaldarazo y no se arrepintió: no hay mejor equipo en el futbol de Malasia que el Johor DT. Mora construyó un once sólido, invencible, que ha mirado a todos sus rivales desde las alturas. Cuatro ligas, cuatro copas y una Supercopa. Son las cuentas que Benjamín Mora entregó en cuatro temporadas.

El director técnico ha aceptado que en su país el panorama lucía complicado. "Se me cerraron las puertas en México. Nunca hubo oportunidades para crecer o trascender. En algún momento quisiera volver, pero a un proyecto serio, donde los directivos quieran hacer cosas buenas por el futbol. Que no haya tanto manoseo como muchas veces lo hay en el futbol mexicano", valoró en una entrevista para ESPN.

Mora no tenía nombre como jugador y eso, a su juicio, le restaba probabilidades de encontrar un proyecto serio en la Liga MX: "Es difícil para un entrenador que no tuvo una carrera de futbolista exitosa. Eso me pone en otro cajón: hay que picar piedra, prepararse, estudiar. Yo no creo en las excusas, pero en México es muy difícil (encontrar oportunidades)", confesó para Fox Sports.

México no se caracteriza por ser un país exportador. Y, como sucede con los jugadores, los directores técnicos prefieren la comodidad de vivir en el país y ganar un buen sueldo. Son contados los casos de mexicanos en los banquillos extranjeros. El entrenador más ilustre ha sido Javier Aguirre, que ha peregrinado por diversos equipos del futbol español y tuvo pequeñas etapas en Asia y África. Algunos más han participado en el futbol centroamericano: Carlos de los Cobos, el caso más destacado, fue entrenador de El Salvador, y ahora Luis Fernando Tena es seleccionador de Guatemala.

Mora, que decidió aventurarse a un país lejano con un balompié desconocido, hoy despierta interés en diversas latitudes de Asia y América. Los resultados respaldaron una aventura de la que hasta él dudó en un principio. Hoy la historia del mexicano distinguido (honor de la Cancillería mexicana) llegó a su fin. Pero, quizá, Malasia sólo fue el punto de arranque en un mapa con muchas rutas por trazar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Han vivido lo peor en autobuses de CDMX, pero esto ya fue extremo

.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente