Bienve Marañón, la bota de oro española de la Liga filipina

Agencia EFE
·5 min de lectura

Manila, 12 nov (EFE).- Con siete tantos en solo cinco partidos, el gaditano Bienvenido Marañón cierra la temporada como, hael futbolista español más goleador en el mundo, hasta el momento, y tras ganar la "Bota de Oro" de la Liga de Filipinas, donde aterrizó en 2015 para unirse al Ceres-Negros, rebautizado este año como United City.

Además de ganar cuatro ligas consecutivas con el Ceres, Bienve se convirtió en marzo en el máximo goleador histórico de la AFC Cup (la equivalente en Asia de la Liga Europa) después de marcar 35 tantos en ese campeonato.

Formado en las categorías inferiores del Betis y tras pasar por el Rayo Sanluqueño, el Cádiz, el Villarrubia o el Móstoles, Bienve (El Puerto de Santa María, 1986) está ahora en el proceso de nacionalizarse filipino para cumplir su sueño de jugar en una selección absoluta.

Y nada mejor que en Filipinas, donde se siente en casa.

Pregunta: ¿Cómo ha sido esta temporada en tiempos de pandemia?

Respuesta: Ha sido bastante complicada. Empezamos muy bien con dos victorias y un empate en la AFC Cup. Pero luego llegó la pandemia y el dueño del club abandonó el equipo por problemas económicos. Entonces tuvimos suerte y llegó un nuevo propietario que apostó por nosotros (el Ceres-Negros pasó a llamarse United City).

La Liga filipina debía haber empezado en abril pero se retrasó sucesivamente por la pandemia. En ese tiempo encerrados nos tocó entrenar como pudimos, en casa o en el barrio, donde cada uno pudiera.

Al final hemos jugado una liga express de solo cinco partidos en un estadio burbuja cerca de Manila sin público. Hemos estado encerrados en un hotel y solo podíamos salir para entrenar y jugar.

P: Y cierra la temporada como máximo goleador de Filipinas, ¿Cómo se siente?

R: Muy feliz. De cara a puerta siempre he tenido mucha suerte, se me ha dado bien. Lo cierto es que a menudo la gente te reconoce más por los goles que metes que por jugar bien al fútbol.

He tenido suerte en la liga nacional, que en solo cinco partidos he marcado siete goles. Y también en la AFC he sido varios años el máximo goleador. Estoy muy contento, aunque es verdad que yo juego para ganar, no para meter goles. Pero si ganamos gracias a mis goles, doble felicidad para mí.

P: Con una carrera profesional en España, ¿Cómo fue el salto y terminar en Filipinas?

R: Estaba jugando en Segunda B y veía que allí ya no iba a crecer profesionalmente. Un buen amigo de la infancia, Carli De Murga, cuya madre es filipina, me llamó en abril de 2015 y me propuso venir a Filipinas con él al Ceres-Negros.

Me comentó que el fútbol aún no había crecido lo suficiente en Filipinas, pero que en los siguientes años todo iba a ir a mejor. Así que me lié la manta a la cabeza y me vine. Todo ha ido como él me dijo y le estoy superagradecido.

P: ¿Cuál ha sido el desarrollo en los últimos años del campeonato de Filipinas, un país donde el baloncesto es el deporte rey?

R: No buscamos competir con el baloncesto, buscamos crecer poco a poco. El fútbol aquí año tras año va creciendo, pero todavía le falta ese impulso necesario para que la gente venga a los estadios.

Ahora los partidos son televisados, también se ven por Facebook o en Youtube, y hay muchísima gente que nos está siguiendo. Creo que el año que viene puede ser un año de transición muy importante para el fútbol filipino.

P: Y tras tantos años en el país, ahora están en proceso de nacionalizarle filipino. ¿Preparado para defender la camiseta de la selección nacional?

R: Estoy muy ilusionado porque es un paso importante después de cerca de seis años aquí. Los papeles ya están muy avanzados, solo queda la firma del Congreso.

Estoy feliz de que Filipinas me haya dado esa oportunidad porque jugar en una selección nacional es el sueño de todo niño que juega al fútbol. Yo no lo pude conseguir en España porque no tenía el nivel, pero lo tengo para hacerlo aquí, así que me siento igualmente feliz. Me siento como en casa.

Nuestro club en Filipinas es el mejor, nos conocen, hemos tenido éxito en el extranjero y me siento muy bien con ellos. Pero cuando juegas en una selección es otro mundo. Con un Club, solo la gente de esa ciudad se vuelca por el equipo, pero cuando juegas por un país, todos se vuelcan con el equipo.

P: ¿Estará disponible para jugar los partidos de clasificación para el Mundial de 2022 en Catar?

R: Quedan tres partidos muy importantes, que creo que empezarán en marzo o abril. Ese es nuestro reto: intentar sacar el pasaporte lo antes posible, mandar un escrito a la FIFA para que me permita jugar con la selección y lograr la clasificación para el Mundial.

Cada vez que lo pienso me emociono porque es algo muy bonito que puedo alcanzar después de tantos años, algo que yo ya no pensaba que pudiera lograr.

P: ¿Cuáles son sus planes para la próxima temporada?

R: Tenemos nuevo presidente que nos hizo contrato hasta final de temporada, y que ha terminado esta semana. Ya todo el mundo está libre, pero quieren reunirse conmigo para negociar un nuevo contrato. Ellos quieren que yo esté aquí y yo también quiero estar aquí.

Tengo otras ofertas, pero ahora mismo no pienso en irme de Filipinas porque aquí estoy muy a gusto y mi familia también -Bienve será padre el próximo marzo-. Y cuando estás a gusto en un lugar, hay que olvidar un poco el dinero. Yo soy feliz aquí y si todo va bien, renovaré mi contrato y me quedaré aquí un año más.

P: Ser, de momento, el futbolista español más goleador de la temporada en todo el mundo. ¿Esperaba este reconocimiento?

R: Estos días me han llegado un montón de mensajes de mis amigos porque había salido por los medios en España. Me hizo mucha gracia porque al final son recuerdos muy bonitos que en el futuro pensarás en ellos y te reirás y serás feliz recordando eso. Yo cada vez que juego, trato de hacerlo lo mejor posible; pero no juego para meter goles. Aunque si meto goles soy muy feliz.

Sara Gómez Armas

(c) Agencia EFE