Jugadores del Bolonia telefonean a hinchas que viven solos para que se sientan acompañados en la cuarentena

Yahoo Deportes
Jugadores del Bolonia se abrazan para celebrar la victoria en un partido el pasado febrero. Foto: Mario Carlini / Iguana Press / Getty Images.
Jugadores del Bolonia se abrazan para celebrar la victoria en un partido el pasado febrero. Foto: Mario Carlini / Iguana Press / Getty Images.

Lo malo de la cuarentena obligatoria a la que medio mundo se ve obligado a someterse como consecuencia de la pandemia de coronavirus es que, en la práctica, supone una especie de arresto domiciliario. Todos tenemos que quedarnos en casa y salir lo mínimo imprescindible para minimizar el riesgo de contagio durante un periodo que ya lleva varios días y que nadie sabe con certeza cuánto va a durar. Si uno tiene suerte y el encierro le ha pillado con compañía, aunque la convivencia pueda acabar resultando difícil, al menos tiene más seres humanos con los que interaccionar y relacionarse.

Pero hay mucha gente que, por circunstancias varias, vive sola. Y un confinamiento de duración indeterminada sin nadie con quien hablar puede acabar convirtiéndose en una tortura psicológica. Por eso son muy loables iniciativas como la que ha adoptado el Bolonia.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Este club italiano, que antes del parón estaba en el puesto 10º de la tabla en la Serie A, ha puesto a algunos de sus jugadores a llamar por teléfono a hinchas del equipo que no tienen a nadie con quien compartir su hogar. De esta manera pretenden que, al menos durante un tiempo, no se sientan tan aislados y puedan echar un rato de conversación. Y qué mejor que hacerlo con algunos de sus ídolos deportivos.

Han participado futbolistas destacados de la plantilla como el capitán Andrea Poli, el portero brasileño Angelo da Costa o el centrocampista internacional Riccardo Orsolini. También hizo alguna llamada Marco Di Vaio, antiguo delantero que en su época en activo, hace una década, marcó casi 70 goles para los rojiazules y que hoy ocupa un puesto en la directiva.

Los aficionados que reciben el telefonazo suelen reaccionar con incredulidad y sorpresa; no todos los días uno tiene la ocasión de conversar con sus héroes deportivos. Alguno incluso se piensa que es una broma y llega a colgar el teléfono. Pero en cuanto se convencen de que es real dejan salir su alegría y no tienen más que palabras de agradecimiento. “Os echamos de menos todos los domingos”, le confiesa una aficionada a Poli. Da Costa va incluso más allá y ofrece al tifoso con quien ha contactado la posibilidad de quedarse con su número y volver a hablar con él si se siente muy solo.

“Esperamos volver a vernos en el estadio lo antes posible”, concluye Orsolini. Y es el deseo que todos tenemos: que la cuarentena sea efectiva, tanto en Italia como en el resto de países afectados por el coronavirus, y pronto podamos regresar a la normalidad. Mientras tanto, acciones como esta del Bolonia son una forma sencilla pero eficaz de dar apoyo a quienes más lo necesitan. Esperemos que cunda el ejemplo.

Más historias que te pueden interesar:


Otras historias