'El chiringuito' engaña a sus espectadores con un bombazo de Cristobal Soria que no es tal

·2 min de lectura
Cristobal Soria prometió en El Chiringuito un bombazo.
Cristobal Soria prometió en El Chiringuito un bombazo.

Cristobal Soria no es la fuente más fiable del mundo porque no pretende serlo. No es su papel. El ex delegado del Sevilla se ha convertido en uno de los personajes más populares de 'El Chiringuito de Jugones' debido a su rol histriónico y, fundamentalmente, antimadridista. Capaz de hacer, prácticamente, cualquier cosa con tal de seguir sumando minutos en antena.

Por ello, es difícil tomarle en serio. Es un pacto tácito entre la audiencia y el programa. Soria está ahí para trollear a la bancada madridista o para ejercer de saco de boxeo en caso de que los blancos salgan victoriosos. Todo por el show. No obstante, aunque conocedores del contexto, tampoco es de recibo lo que sucedió en la edición del miércoles del programa.

Al inicio del mismo, Soria prometió a la audiencia "un documento que iba a convulsionar el fútbol mundial". Conociendo al personaje, es difícil que nadie le creyese. Sin embargo, el desenlace de tal exclusiva, revelada casi tres horas después, fue decepcionante incluso para el espectador que no esperase nada.

Porque eso es lo que recibió el espectador que esperó hasta el final del programa: nada. Por no haber, no hubo ni siquiera documento alguno.

Soria se excusó asegurando que "tenía que verificarlo". Algo que ni sus compañeros de tertulia se creyeron. Algunos, incluso, verbalizaron el engaño que había sufrido la audiencia ante un cebo que no iba a ningún sitio. Ningún giro de guión. Ni siquiera algo irrelevante pero mínimamente gracioso. Nada de nada.

Afortunadamente para el telespectador, 'El Chiringuito' es uno de esos pocos espacios televisivos capaces de rellenar con contenido cuando no hay nada que contar y, en esta ocasión, fue Alfredo Duro quién salió al rescate del show.

El contertulio madridista, némesis de Soria, no dudó en hacer escarnio de su contrario, tildado su bomba de "petardo" para acabar generando una pañolada en plató contra el culé-sevillista.

Un momento surrealista que, al menos, ofreció al telespectador una mínima satisfacción. Porque en eso, el equipo liderado por Josep Pedrerol es único. Incluso cuando no hay nada que contar, crean algo de lo que hablar.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente