El teletrabajo podría traer a muchos extranjeros a vivir a España

Yahoo Finanzas

La generalización del teletrabajo podría suponer importantes retos para el sector inmobiliario —especialmente, para centros comerciales y oficinas—, pero también oportunidades, sobre todo, para el segmento de la demanda extranjera.

 A pesar del desplome histórico de la vivienda el pasado mes de abril o el hecho de que las proyecciones económicas no auguren una recuperación hasta el año que viene, es cierto que la demanda de residencias en España por parte de extranjeros está en aumento. España recibió un total de 83,7 millones de turistas extranjeros en 2019; aunque la mayor parte optaron por reservar un hotel o alquilar una casa o apartamento, lo cierto es que muchos se alojaron en su propia residencia en España. De hecho, el Banco de España reveló en un reciente informe que la participación de los extranjeros en el mercado inmobiliario español supone ya un 20% del total.

También de interés:

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
El clima y la cultura son dos de los principales atractivos para los extranjeros que deciden venir a vivir a España. Foto: Getty Image.
El clima y la cultura son dos de los principales atractivos para los extranjeros que deciden venir a vivir a España. Foto: Getty Image.

Exceltur afirma que “hace unos 15 o 20 años comenzó un ‘boom’ de profesionales alemanes que se compraban una casa en Mallorca”. Ahora, con unos sistemas de comunicación y de videoconferencia mucho más perfeccionados, es posible que se de una segunda ola y que se eleve considerablemente el número de profesionales extranjeros trabajando desde España. Destinos como al Costa del Sol, altamente demandado por su clima y estilo de vida, podrían pasar de ser un destino de temporada a convertirse en la residencia permanente de cada vez más personas.

Un segmento con un alto poder adquisitivo

Plataformas como Idealista afirman que el tráfico extranjero en su plataforma ha experimentado una recuperación en forma de V, superando incluso los niveles previos al confinamiento.

Esto podría deberse a varios factores: el incremento del interés por residir en España de forma permanente gracias al teletrabajo, la bajada de precios o la posibilidad de que la situación del confinamiento vuelva a repetirse, lo que causaría que muchos extranjeros aprovechasen para adquirir una vivienda más grande y situada en una zona con mejor clima.

Sea como sea, es cierto que este incremento puede llegar a convertirse en un auténtico fenómeno para el sector. Además, el estilo de vida, la asistencia sanitaria o las comunicaciones colocan a España en una posición ventajosa respecto a otros mercados del Mediterráneo.

Este fenómeno podría tener un efecto en los precios, como ya pasa en ciudades como Barcelona, puesto que estamos ante un segmento poblacional con un alto poder adquisitivo. El único factor que podría jugar en contra es el hecho de que España no sea un país muy atractivo en cuanto a impuestos, por lo menos, en comparación con su vecino Portugal.

Aun así, todavía es pronto para conocer la magnitud exacta de este fenómeno, que dependerá también de las condiciones que se impongan para el teletrabajo, pendiente de ser regulado en España y en la mayoría de países europeos.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

 

Otras historias