Borja Iglesias, más bambú para el Betis de Rubi

Yahoo Deportes

Borja Iglesias ya es nuevo jugador del Real Betis Balompié de Rubi. El conjunto verdiblanco ha conseguido a su objetivo número uno para la delantera a menos de una semana para el inicio de la Liga; un movimiento que cambia por completo el panorama ofensivo. Tras alcanzar números de récord (20 goles en 43 partidos), clasificarse para la Europa League y dejar una huella imborrable en el conjunto ‘periquito’ la pasada temporada, el delantero gallego quiere conquistar el Benito Villamarín.

El nuevo ariete verdiblanco se presenta como la solución a los múltiples problemas de gol que arrastró el equipo andaluz de Quique Setién la pasada temporada, donde Lo Celso y Sergio Canales tuvieron que acaparar la cuota de gol que deberían haber aportado sus delanteros: Loren Morón, Jesé Rodríguez, Antonio Sanabria y Sergio León. A la espera de su encaje en el conjunto de Heliópolis, el ‘Panda’ destaca por mezclar autosuficiencia con la necesidad de tener asistentes que le alimenten constantemente. Por ello, será muy interesante ver su relación con Nabil Fekir, Sergio Canales, Joaquín, Lainez, Tello y Juanmi.

La plantilla verdiblanca a una semana de empezar la Liga.
La plantilla verdiblanca a una semana de empezar la Liga.
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

A simple vista, si uno observa los movimientos de Borja Iglesias sin prestar mucha atención a los pequeños detalles, puede parecer un delantero tosco y pesado. Sin embargo, tan solo estaremos viendo la punta del iceberg barbudo. Aquel que oculta a un delantero capaz de abarcar un gran radio de acción gracias a su potencia. La misma que le permite jugar tanto alejado de la portería rival como muy cerca, multiplicando así, las opciones de sus equipos. En el apartado físico hablamos de un delantero de gran envergadura, poderoso en los duelos individuales y al que es muy difícil arrebatarle el balón cuando juega de espaldas -una de sus mayores virtudes-.

La secuencia comienza así. El gallego recibe sin aparente ventaja, aguanta la embestida del rival y lanza o descarga el balón a sus compañeros. Por otro lado, si está solo e intuye la posibilidad de avanzar y montar el contragolpe, no dudará en girarse sutilmente y cabalgar hacia la meta contraria. Y aquí, con metros y espacios, puede hacer auténticos estragos en transición ofensiva. Sea válvula de de escape o punta de lanza, Borja Iglesias siempre se ha presentado como la referencia ofensiva en sus respectivos equipos (Celta B, Zaragoza y Espanyol).

Valioso en los apoyos, Borja Iglesias es un ‘9’ multifuncional y si bien sus toques no son creativos, genera ventajas porque da continuidad a la posesión y activa a sus compañeros. Además, posee una magnífica intuición para atacar los espacios libres en carrera, donde muestra su habilidad para moverse por todo el frente de ataque. Precisamente, por su movilidad y radio de acción, agradece tener un compañero que rellene el área cuando él se aleja de ella para participar en la construcción del ataque. Aunque no es un delantero especialmente rápido en pocos metros y tarda en alcanzar el punto óptimo de velocidad, exhibe una zancada explosiva con metros por delante.

Hábil con las dos piernas, es capaz de disparar potentemente desde media distancia para sorprender al portero rival y definir de forma creativa desde lejos. Aunque es dentro del área donde observamos todo su potencial. Aquí goza de una gran lectura del juego y olfato goleador para saber hacia dónde irá el balón antes de que se produzca el envío al corazón de la misma y atacarlo. Con la madurez adquirida durante este curso, ha ganado recursos a la hora de la definición por lo que, generalmente, se anticipa a su defensor, le gana la posición y remata al primer toque. Asimismo, Borja Iglesias también se encarga de ejecutar las penas máximas, por lo que se muestra un futbolista en el que confiar en los momentos más tensos.

Borja Iglesias es un delantero muy completo, pero con aspectos a mejorar. Si bien llega a rozar el 1’90 de altura, tiene un notable margen de mejora tanto en el remate de cabeza, como en el acierto a la hora de definir frente al portero. Algo que no le ha impedido alcanzar los 17 goles en Liga y ser el segundo mejor delantero nacional en la competición doméstica, tan solo por detrás de Iago Aspas (20 tantos). En definitiva, estamos ante un futbolista muy productivo.

Por último y no menos importante, hay que resaltar su componente anímico. Borja Iglesias es un chute de adrenalina, un inyección de moral para un conjunto huérfano de delanteros como el Betis. Desde el minuto 0 asegura profesionalidad, carisma, trabajo, generar una relación cercana con la afición y ser un activo que pelea a fondo cualquier balón con tal de ayudar a su equipo. El ‘Panda’ es de aquellos futbolistas únicos en proceso de extinción por el que, en pocos meses, los aficionados profesarán auténtica devoción.

Otras historias