Bottas y su "desastrosa" carrera en Turquía: seis trompos

Sergio Lillo
·4 min de lectura

Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 hace un trompo

Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 hace un trompo<span class="copyright">Mark Sutton / Motorsport Images</span>
Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 hace un trompoMark Sutton / Motorsport Images

Mark Sutton / Motorsport Images

Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 hace un trompo

Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 hace un trompo<span class="copyright">Mark Sutton / Motorsport Images</span>
Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 hace un trompoMark Sutton / Motorsport Images

Mark Sutton / Motorsport Images

Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 hace un trompo

Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 hace un trompo<span class="copyright">Mark Sutton / Motorsport Images</span>
Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 hace un trompoMark Sutton / Motorsport Images

Mark Sutton / Motorsport Images

Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 se va a la grava

Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 se va a la grava<span class="copyright">Mark Sutton / Motorsport Images</span>
Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 se va a la gravaMark Sutton / Motorsport Images

Mark Sutton / Motorsport Images

Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 se va a la grava

Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 se va a la grava<span class="copyright">Mark Sutton / Motorsport Images</span>
Valtteri Bottas, Mercedes F1 W11 se va a la gravaMark Sutton / Motorsport Images

Mark Sutton / Motorsport Images

El piloto finlandés de Mercedes llegó al GP de Turquía con la ardua tarea de tener que retrasar el alirón de su compañero de equipo, Lewis Hamilton. Para ello, necesitaba quedar por delante de él y sumar ocho puntos más para mantener vivas dos semanas más sus ínfimas opciones

Bottas se diluyó en la clasificación sobre mojado del sábado, acabando 9º en la Q3, a siete décimas de su compañero, que clasificó 6º en la peor sesión de sábado de los Mercedes desde Estados Unidos 2013 (5º y 12º).

Pero el finlandés, no contento con ello, completó un domingo auténticamente desastroso, trompeando en la primera curva después de que Ocon hiciera lo propio delante de él, tocándose con el francés unas curvas después y sumando otros 5 trompos sobre el asfalto mojado del Istanbul Park en las 57 vueltas siguientes.

Bottas no solo no hizo ni sombra a Hamilton, sino que vio cómo su compañero se sacaba de la chistera una gestión de neumáticos antológica para ganar su 94ª carrera en F1 y su séptimo Mundial, llegando a doblarle. Él, en cambio, completó su peor actuación desde que está en Mercedes: no quedaba 11º o peor desde Brasil 2016 con Williams.

Cuando Motorsport.com le preguntó lo difícil que fue pilotar su monoplaza este domingo, Bottas respondió: "Tuve un trompo en la primera curva al intentar evitar a uno de los Renault, luego me toqué en la curva 9 en la primera vuelta con Ocon. El coche no estaba bien".

"Podía sentir que el volante se iba hacia la izquierda en las rectas y luego en las curvas a izquierdas, el coche se comportaba diferente, derrapaba. Todos los problemas que tuve no deberían haber ocurrido. Fue una carrera complicada, desastrosa". 

El contacto con el francés de Renault dejó dañado su W11, que se quedó con una pieza bloqueada en los bargeboards del lado derecho. 

"Obviamente, estaba intentando apretar cuanto podía, porque no había nada que perder hoy. Cuando caí al fondo del pelotón, empecé a apretar a tope, cometí errores y por supuesto que con los daños se hizo todo bastante complicado", reconoce. 

Otras noticias de la F1 en Tuquía:

Vídeo: la emotiva felicitación de Vettel a Hamilton Wolff: "Hamilton, entre los mejores deportistas de todos los tiempos" Hamilton, siete veces campeón: "Quiero quedarme, nos queda trabajo por hacer"

"Pudo haber sido la peor carrera que he tenido nunca en Fórmula 1, y también el resultado". 

Bottas, no obstante, reconoció que se arriesgó de más en su intento de pasar por fuera a Ocon en la curva 9, cuando ambos se tocaron.

"Había trompeado en la curva 1 e iba último, pero estaba remontando muy rápido. Así que cuando llegué a la curva 8, estaba detrás de otros, y pude intentar un adelantamiento en la 9. Luego bloqueé, ya que había más agua en el interior de la 9 y apenas se veía", admitió.  

"Fue muy atrevido, quizás demasiado, boqueé y golpeé a uno de los Renault. Así fue". 

Por su parte, Toto Wolff, jefe de Mercedes, comentó en respuesta a Motorsport.com: "Creo que sufrió lo que les pasó a muchos otros hoy: los neumáticos nunca estuvieron en la temperatura correcta. Hubo otros, como Max, que trompearon tres veces, y Dios sabe cuántos más. Una vez que entras en esa espiral, es muy complicado salir mentalmente. Creo que hoy fue la tormenta perfecta para él". 

Una tormenta perfecta que vuelve a dejar en evidencia al que estos últimos cuatro años ha sido el único piloto de la parrilla con herramientas para poder plantar cara al todopoderoso Hamilton.

Información adicional de Luke Smith y Adam Cooper