Bottas manda en la noche emiratí y Alonso visita a los Sainz en Abu Dabi

Abu Dabi, 29 nov (EFE).- El finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) fue el más rápido este viernes en los entrenamientos libres para el último Gran Premio del último del Mundial de Fórmula Uno, el de Abu Dabi, donde el español Fernando Alonso regresó a la categoría reina en su condición de embajador de McLaren, el equipo de su compatriota Carlos Sainz, que acaba de lograr su primer podio en Brasil.

Bottas, que acabará segundo el Mundial -y que también había sido el mejor en el primer ensayo- firmó el mejor crono de toda el día en la segunda sesión, de noche y con luz artificial. En la que cubrió, con neumático blando, los 5.554 metros del circuito de Yas Marina en un minuto, 36 segundos y 256 milésimas, 310 menos que su capitán inglés Lewis Hamilton, que festeja este fin de semana su sexto título, el quinto con Mercedes en los últimos seis años.

Con la coronación del inglés y de su escudería -que festeja asimismo su sexto Mundial (seguido) de constructores- anunciada hace meses, la noticia este viernes en la capital de los Emiratos Árabes Unidos fue la presencia de Alonso, que se despidió de la F1 precisamente en Yas Marina hace justo un año. Sin especificar si esa partida supone un adiós definitivo; o si será un 'hasta luego'.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El doble campeón mundial asturiano de Fórmula Uno -2005 y 2006, con Renault- se centró este año en otros retos, anotándose con Toyota el Mundial de Resistencia (WEC), en el que repitió en mayo el triunfo del año anterior (en la 'Súper-temporada' 2018-19) en las míticas 24 Horas de Le Mans (Francia), después de haberse impuesto en enero en las 24 Horas de Daytona (EEUU), prueba perteneciente a otro campeonato, el IMSA.

El siguiente reto de Alonso será el Rally Dakar, que se disputará en enero en Arabia Saudí. Por lo que, aprovechando -después de los Bahrein y Monza (Italia)- el tercer Gran Premio del año al que asiste este año, no desperdició la coyuntura para felicitar por su tercer puesto en Interlagos (Sao Paulo) a Carlos Sainz, hijo, undécimo en los ensayos de este viernes; antes de departir con el padre de éste.

Doble campeón mundial de rallys y experto 'dakariano', con dos triunfos en la gran prueba del desierto -la de 2010, con Volkswagen; y la de 2018, con Peugeot- Carlos Sainz, padre, cuenta entre los favoritos a un nuevo éxito dentro de poco más de un mes. En una prueba que afrontará con Mini.

Preguntados acerca de si el más veterano le da consejos, el genial piloto asturiano bromeó -o no- al afirmar que el 'Matador' no le da ninguno. Entre risas. Y alguna broma más.

Pero en Abu Dabi, que este viernes reunió a lo más granado de toda la historia del automovilismo español lo que se disputa es un Gran Premio de Fórmula Uno. Y en la F1, nada nuevo bajo el sol.

Ni bajo la luz artificial; que alumbró la moderna pista emiratí durante el segundo ensayo, en franja horaria similar a la de la calificación de este sábado y la carrera dominical.

En el cierre del sexto año de tiranía 'plateada', Mercedes dominó los ensayos delante de los pilotos de Ferrari -segunda en el Mundial de constructores- y de Red Bull -tercera por equipos-. Ordenándose todos por parejas, con el monegasco Charles Leclerc tercero, por delante de su compañero alemán Sebastian Vettel; y el holandés Max Verstappen, líder de la escudería austriaca, quinto, precediendo a su colega tailandés Alexander Albon.

Sainz, de 25 años, espera ponerle la guinda a su mejor temporada en F1, la quinta desde que debutó. Es séptimo en el Mundial, con los mismos puntos (95) que el sexto, el francés Pierre Gasly, ahora en Toro Rosso, después de intercambiar volantes con Albon.

El talentoso piloto madrileño, decimocuarto en la tabla de tiempos del primer ensayo, dio 55 vueltas en total y firmó su mejor crono en la segunda sesión: un minuto, 37 segundos y 834 milésimas. A segundo y medio de Bottas, que cambió motor y pase lo que pase, arrancará el domingo desde el fondo de la parrilla, en una carrera prevista a 55 vueltas. Para completar 305 kilómetros y medio.

Al finés últimamente le pasa un poco de todo. El jueves anunció su inminente divorcio en una red social, un día antes de marcar el mejor crono en los primeros entrenamientos para una carrera en la que está en juego el tercer puesto del Mundial, que se disputarán Verstappen y Leclerc, la 'NextGen' de la F1: ambos, de 22 años.

'Mad Max' aventaja en once puntos (260-249) al piloto del principado de la Costa Azul. Que marcó el tercer tiempo -a tres décimas de Bottas- este viernes, dos puestos por delante del aguerrido neerlandés, a medio segundo del finlandés de Mercedes.

El mexicano Sergio Pérez (Racing Point), décimo en el certamen, con 46 puntos -y que espera mantener esa posición- se inscribió octavo en la tabla de tiempos, mejorando, al igual que Carlos, tres puestos con respecto a la sesión matinal.

El bravo piloto tapatío dio 17 vueltas bajo el sol y otras 32 con luz artificial. Completó su mejor giro en 1:37.637, a un segundo y tres décimas de Bottas.

Después de solventar muchos problemas en el primer tramo de la temporada, enmendados hasta cierto punto en la recta final, 'Checo' arde en deseos de que arranque ya el próximo curso.

Adrian R. Huber

Otras historias