El sangriento y polémico refugio de los descartes de la UFC

·4 min de lectura
TAMPA, FL - FEBRUARY 06: Johnny Bedford (L) sets up to throw a punch against Dat Nguyen during the BKFC KnuckleMania event at RP Funding Center on February 6, 2021 in Tampa, Florida. (Photo by Alex Menendez/Getty Images)
El boxeo sin guantes está ganando popularidad por su violencia. Foto: Alex Menendez/Getty Images.

La Bare Knuckle Fighting Championship (BKFC) es la nueva moda dentro de los deportes de contacto. Una combinación de espectáculo y polémica con una sangrienta puesta en escena y ‘enmascarada’ en el término boxeo sin guantes. Aquellos que hablaban pestes de las artes marciales mixtas (MMA) en general y la UFC en particular ahora tienen un nuevo objetivo al que señalar, y con muchos veteranos de la empresa presidida por Dana White como reclamos.

“Gano el doble de dinero en la BKFC. Incluso más del doble [que en la UFC]. Me han dado un bonus y tengo un extra por el que pelear ahora. No tengo que hacer otra cosa que hacer que ser yo mismo”. Son palabras de Mike Perry, uno de esos ex de la UFC que ahora son cabeza de cartel en la BKFC. ‘Platinum’ se enfrentó recientemente a otro luchador proveniente de la empresa más importante de MMA y se llevó la victoria (por decisión unánime) y una bolsa que no podía ni imaginar en sus tiempos en el octógono. Precisamente esto es lo que está llevando a no pocos peleadores a cambiar las guantillas por los puños desnudos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un video de YouTube no disponible por tus preferencias de privacidad

Hay vida más allá de las MMA y la UFC, pero además hay muchos ‘verdes’. Normal que cualquier peleador de clase media o incluso en posición de aspirar a un título en algún momento se replantee su carrera en los deportes de contacto. Mike Perry es sólo un ejemplo. Su personalidad y aguante hacían de él todo un reclamo en la UFC, pero en la BKFC es una estrella desde el momento en el que firmó contrato con la compañía. Cambio de estatus y aumento de ingresos van de la mano.

Paige VanZant ya se mudó hace tiempo y esgrimió razones similares a las de Perry. “Estuve durante seis años en la UFC y me pagaban 40.000 dólares por pelear y otros 40.000 por ganar. Ahora estoy ganando diez veces más por hacer lo que amo”, comentó antes de su debut en BKFC.

Aunque el dinero no lo es todo, el verse recompensado por el esfuerzo que supone un entrenamiento, un corte de peso y jugarte la cara cuando suena la campana ha hecho que más de uno (y de dos) se sienta nuevamente luchador, peleador, boxeador o como cada uno quiera llamarlo. Chad Mendes, a sus 36 años y después de una buena carrera en las MMA, ha confesado tener esa sensación. Catorce combates en la UFC, incluidos tres con un cinturón en juego, no fueron suficientes para no buscar ‘algo más’ lejos del amparo de Dana White. “¡Qué locura de viaje! Desde la lucha libre a los cinco años, hasta la universidad, pasando por el ascenso en el ranking de la UFC hasta decir que soy oficialmente un boxeador sin guantes”, declaró tras su primer combate en la BKFC.

TAMPA, FL - FEBRUARY 05: Taylor Starling (L) fights against Charisa Sigala during the BKFC KnuckleMania event at RP Funding Center on February 5, 2021 in Tampa, Florida. (Photo by Alex Menendez/Getty Images)
TAMPA, FL - FEBRUARY 05: Taylor Starling (L) fights against Charisa Sigala during the BKFC KnuckleMania event at RP Funding Center on February 5, 2021 in Tampa, Florida. (Photo by Alex Menendez/Getty Images)

Sin pretender ser competencia de la UFC, la BKFC es una alternativa. Aunque de momento no es vista con demasiados buenos ojos ni siquiera por la compañía de MMA y los que la componen. Sin ir más lejos, el excampeón y ahora analista televisivo Michael Bisping se pronunció tras la victoria de Mendes. “Tuvo una gran actuación. Un gancho de izquierda o un gancho de derecha, muy bien sincronizado”, dijo tras el combate… aunque también lanzó un dardo envenenado. “Chad ‘Minny’ Mendes, Chad ‘crema de manos’, ‘crema de esteroides’ Mendes, como se le conoce en ciertos círculos. Parece que ha vuelto a tomar batidos, ¿verdad? Seamos sinceros. No sé si hicieron test en la BKFC, pero Chad ‘Minny’ Mendes no parecía tan minny, sino que parecía bastante ‘drogado’”.

Las MMA quitan méritos al boxeo sin guantes y hablan de test antidopaje como cuando los deportes de contacto ‘puros’ señalaban con el dedo a las artes marciales mixtas en sus orígenes. La diferencia es que la BKFC ha tomado la esencia de las peleas ilegales del sur de Florida y las ha dotado de dinero 100% legal. Lo que esté por venir sólo será el devenir natural de algo que, de momento, no pasa desapercibido y parece haber llegado para quedarse.

Vídeo | El talento boxeando de un niño nigeriano de 10 años se hace viral

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente