Brasil reafirma su favoritismo con una exhibición de 'jogo bonito' en su goleada a Corea del Sur

REUTERS - CARL RECINE

Brasil no perdonó en su partido de octavos de final. La 'Canarinha' goleó a Corea del Sur por 4-1 para el disfrute de su hinchada, presente en el estadio 974. Neymar volvió tras dos partidos y marcó de penal. Los latinoamericanos dedicaron su victoria a la leyenda del fútbol Pelé, que se encuentra en una delicada situación de salud.

Como en una cancha de barrio. Brasil se divirtió, festejó y bailó en su goleada 4-1 frente a Corea del Sur. La alegría 'verdeamarela' en el campo contagió a sus seguidores, que disfrutaron de una de las mejores exhibiciones de fútbol en el Mundial de Qatar 2022.

La 'Canarinha' pareció abstraerse completamente de la tensión que supone un partido de octavos de final e hizo de su fútbol toda una fiesta. El cotejo comenzó con un gol de Vinicius Jr. cuando solo habían pasado seis minutos del primer tiempo.

El jugador del Real Madrid quedó completamente solo luego de una enorme jugada individual de Rafinha. El '20' aprovechó el espacio para calibrar su disparo. Un remate muy bien ubicado que entró por el costado izquierdo del arco surcoreano.

La anotación abrió la celebración del 'jogo bonito' brasileño. Entre regates, no de uno sino de múltiples jugadores brasileños, la 'Canarinha' se acercó al área surcoreana a su antojo.

El segundo golpe brasileño llegó siete minutos después. Totalmente desorientada, Corea del Sur cometía errores intentando contener el aluvión 'verdeamarela'. Uno de ellos derivó en un penalti sobre Richarlison.

Neymar sonreía y junto a él lo hacían todos sus compañeros al ver cómo una de sus figuras volvía a marcar tras una lesión de tobillo que lo había dejado por fuera los últimos dos partidos.

Brasil brilla de lo individual a lo colectivo


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Croacia repite la historia: la tanda de penales la clasifica a cuartos de final de Qatar 2022
Kylian Mbappé, una superestrella sin límite
Estados Unidos, con una base esperanzadora para el mundial de 2026