Brutal partido de Ezequiel Barco en el debut de la Selección Argentina en los Juegos Olímpicos

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·2 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

La Selección Argentina cayó 2-0 en el debut de los Juegos Olímpicos 2020 ante Australia, un combinado que lejos estuvo de ser liviano: efectivizó las que generó y, con faltas constantes, desencajó a la Albiceleste; en fin, jugó mejor.

Así y todo, no debemos quedarnos con el sesgo de la derrota. Hoy, un pequeño de metro sesenta y siete emocionó. Ezequiel Barco, sí, aquel futbolista que, tras encantar al pueblo futbolero en su prematura aparición en Independiente (ARG), le perdimos el rastro cuando se marchó a la MLS, levantó la mano y avisó que el talento que forjó con horas de potrero en Villa Gobernador, Santa Fe, no lo perdió.

Los australianos lo marcaron como en el barrio a Barco. | Masashi Hara/Getty Images
Los australianos lo marcaron como en el barrio a Barco. | Masashi Hara/Getty Images

Desde el inicio del partido, el extremo se mostró activo por llevar las riendas del equipo que dirige Fernando Batista agarrando la pelota y encarando al primero que se le cruzaba, como nos acostumbró a 17 años en el Estadio Libertadores de América, de manera agresiva: lo marcaba, lo eludía e iba directo hacia el arco rival.

Esta postura se repitió de principio a final. Lejos de quedarse con la cabeza gacha por la desventaja en el marcador, no lo dejó de intentar y casi convierte un golazo -el travesaño se lo impidió- a una larga distancia del arco rival.

Instancia exacto en que remató a 25 metros del arco. | ASANO IKKO/Getty Images
Instancia exacto en que remató a 25 metros del arco. | ASANO IKKO/Getty Images

Según SofaScore, además de regatear -3/3 posibles- y entregar pases claves (2), fue el futbolista que más recuperó -ganó 12/14 duelos terrestres- y más faltas recibió (7). A pesar que fue sustituido en el segundo tiempo para que ingrese Pedro De La Vega, Barco fue el hombre del partido y demostró que de jugar al fútbol no se olvidó.

A sus 22 años, todavía está a tiempo de pegar el salto al fútbol europeo y convertirse en algo más que un diamante en bruto. Pero, sobre todas las cosas, de acompañar a Lionel Andrés en sus últimos cartuchos con la Selección. Hoy demostró que Scaloni podrá contar con él cuando lo desee.

Señoras y señores, volvió a gambetear Ezequiel. De pie para agradecerle el show brindado en una triste madrugada tras caer.

TUTORIAL PARA FRENAR A BARCO:

1 | ASANO IKKO/Getty Images
1 | ASANO IKKO/Getty Images
2 | ASANO IKKO/Getty Images
2 | ASANO IKKO/Getty Images
3 | ASANO IKKO/Getty Images
3 | ASANO IKKO/Getty Images
4 | Masashi Hara/Getty Images
4 | Masashi Hara/Getty Images
5 | Masashi Hara/Getty Images
5 | Masashi Hara/Getty Images
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente