Qué cambió para que cambie el Pity Martínez

Los rumores del mercado de pases de todo el mundo.

Gonzalo Martínez es el jugador del momento en River. Por primera vez en más de dos años en Núñez, el Pity está brillando con regularidad. Ya no más destellos esporádicos ni abundancia de malas decisiones. El 10 cambió para bien y, según él mismo confiesa, fue gracias al aguante que siempre tuvo desde el seno del plantel y del cuerpo técnico.

Sin vueltas ni gambetas, el ex-Huracán explica dónde estuvo la clave: "Primero, en que estoy más regular porque antes alternaba partidos buenos con otros malos. Aunque siempre intento jugar igual, la variación de posición hizo que se me abriera más la cancha. Por izquierda, si no encaraba para el medio tenía que tirar el centro. Creo que el cambio pasó por ese lado: tengo más opciones para asociarme con mis compañeros, meter una pelota cruzada o pegarle al arco".

Desde que Marcelo Gallardo lo paró por la derecha, Martínez empezó a escuchar más aplausos que silbidos. "Fue algo que se dio de repente, en un entrenamiento en el que probó con Auzqui, con Mora y conmigo para ver quién jugaba por derecha contra Lanús. Y me fue bien", cuenta, en declaraciones al diario Olé. En el último partido, ante Godoy Cruz, volvió a ser la figura del equipo jugando en esa posición, tal como muestra su mapa de calor:

Sin embargo, ese no es el único secreto del vuelco en su rendimiento.

Al zurdo de 23 años siempre se le cuestionó mucho más lo mal que decidía dentro de la cancha que su calidad técnica. Por eso, al margen de su ubicación en el campo de juego, la cabeza jugaba -y sigue jugando- un papel clave para él. En ese aspecto, fue fundamental el trabajo de Sandra Rossi, la médica deportóloga y especialista en neurociencia que integra el cuerpo técnico del Muñeco. "Es como una madre para nosotros. Está en todo momento y con ella te podés descargar un poco más cuando charlás. Es una excelente persona que nos trata diez puntos. Su experiencia es importante para nosotros. Y también los ejercicios que hacemos: nos ayudan a cada uno a mejorar cuestiones puntuales. Me ayudó a bajar los decibeles a la hora de tomar mejores decisiones en la cancha. Hace dos años y medio que vengo trabajando con ella tratando de buscar las mejores situaciones para que piense mejor, y gracias a Dios lo estoy logrando", asegura.

También, claro, no podía faltar el aporte de Gallardo para el cambio del Pity: "La verdad es que la visión del juego que tiene es increíble, porque justo me puso por derecha y yo empecé a rendir. Marcelo sabe que cuando me salen bien las cosas también es por él, por cómo me banca. Siempre le estaré agradecido por la confianza que me da. Crecí un montón en todo sentido. Pero lo que más cambió es que cuando vine de Huracán quería agarrar la pelota y encarar en vez de buscar una pared, asociarme, bajar un cambio y tocarla fácil con un compañero. Cosas que por ahí son boludeces y yo no las sabía. Él tuvo mucho tiempo para explicármelas y trabajarlas todos los días".

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines