Una campaña recauda la fianza de una joven víctima de tráfico sexual acusada de matar a quien la violó

Yahoo Noticias

Dos años ha pasado Chrystul Kizer, de 19 años, en la cárcel del condado de Kenosha, cerca de Milwaukee (Wisconsin, Estados Unidos), acusada de haber matado a Randall P. Volar III, el hombre que abusó sexualmente de ella y que la ofreció a otros. A la espera de juicio, la campaña realizada por diversas organizaciones y asociaciones logró reunir el dinero suficiente para pagar la fianza impuesta y que Kizer recuperase su libertad este lunes, como recoge USA Today.

Chrystul Kizer, de 19 años, llevaba dos años en prisión a la espera de juicio acusada de haber matado a su violador. (Foto: Captura de Change.org)
Chrystul Kizer, de 19 años, llevaba dos años en prisión a la espera de juicio acusada de haber matado a su violador. (Foto: Captura de Change.org)

Kizer y Volar se conocieron a través de una página de internet a la que ella se inscribió para conseguir algo de dinero con el que pagarse sus gastos. Entonces, 2017, tenía 16 años. Él, 33. Durante un año, abusó sexualmente de ella y llegó un momento en que comenzó a ofrecérsela a otros hombres. En 2018, la joven, de entonces 17 años, le disparó, quemó su casa y huyó de allí en su coche. Su línea de defensa es que lo disparó en defensa propia cuando él intentó abusar una vez más de ella.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Durante dos años, la joven ha permanecido en prisión a la espera de que se celebre el juicio -hay una vista fijada para septiembre- hasta que una campaña organizada por grupos de la comunidad como Chrystul Kizer Defense Committee, Chicago Community Bond Fund, Milwaukee Freedom Fund y Survived & Punished lograron reunir a través de donaciones la cantidad de 400.000 dólares necesaria para pagar su fianza mientras continúa su lucha para que los cargos sean retirados ya que se la está, argumentan, “criminalizando por mantenerse con vida”.

La web a través de la que Volar contactó con Kizer fue intervenida poco después por el FBI al ser considerada como un foro en el que se captaba a menores para la prostitución. Para cuando víctima y explotador sexual se conocieron, este ya estaba siendo investigado por el Departamento de Policía de Kenosha por casos relacionados con conductas sexuales con menores, según señala USA Today.

En el transcurso de la investigación abierta contra él, los agentes hallaron pruebas de que había abusado de varias menores de edad afroamericanas. Le detuvieron en febrero de 2018, le acusaron y salió el libertad sin fianza. Su muerte se produjo en junio de 2018.

En un primero momento la fianza impuesta a Kizer fue de un millón de dólares. Aunque fue rebajada después. Los organizadores de la campaña a su favor para pagarla han explicado que una vez recuperado ese dinero al finalizar la instrucción y proceso legal, este se usará para crear un fondo que ayude a otros supervivientes de abusos en la misma situación bajo el auspicio de Survived & Punished, un grupo formando tanto por víctimas como abogados, expertos, defensores…

Conseguida su puesta el libertad tras el pago de la fianza, el trabajo del Comité de Defensa de Chrystul Kizer no ha terminado. La recaudación sigue activa para conseguir el dinero suficiente con el que pagar su defensa legal, pero también su subsistencia y posibles tratamientos para superar lo ocurrido.

En el comunicado emitido por Milwaukee Freedom Fund, Mia Noel declara que “el mundo mejor por el que luchan los manifestantes es aquel que protege y no castiga a los jóvenes supervivientes negros como Chrystul. Su caso profundiza en los llamados actuales a la justicia y la necesidad de seguir luchando para transformar nuestra sociedad. Si bien los sistemas diseñados para perjudicar a las comunidades negras, latinas, indígenas y de color aún existen, los fondos de fianza y los proyectos de ayuda mutua son una necesidad”.

Sin fecha aún para el juicio, el recorrido legal no termina para Kizer con su salida de presión. Su futuro dependerá de los cargos por los que finalmente se la juzgue y del veredicto. Una de las posibilidades es que se declare culpable para rebajar los cargos de homicidio en primer grado a homicidio grave. En ese caso eludiría una posible pena de cadena perpetua, pero podría ser condenada a décadas de prisión.

El fiscal del distrito del condado de Kenosha, Michael Graveley, en declaraciones realizadas a USA Today, se ha aventurado a señalar que nadie involucrado en el caso ve posible que Kizer cumpla una condena de décadas ya que podría ser candidata a una liberación supervisada. “Incluso si es condenada por un cargo de homicidio, que está actualmente ahí, la señora Kizer, dada su corta edad, y con los delitos que el señor Volar cometió contra ella antes, nunca sería una persona que estaría encarcelada durante décadas. Eso no va a suceder en este caso”, defiende.

La situación de Kizer y su caso han generado cierto revuelo a nivel nacional, lo cual ha posibilitado la recaudación de fondos que ha logrado su salida de prisión. Además, hay una petición en change.org bautizada como #FreeChrystul que piden la retirada de cargos con un objetivo de un millón de firmas que están muy cerca de conseguir. Por otro lado, se ha animado a los ciudadanos a enviar cartas y mensajes por varias vías al fiscal, que ha confirmado estar recibiendo.


Más historias que te pueden interesar:



Otras historias