La explicación médica tras la foto viral de una mujer con metástasis que recuperó la menstruación

Mónica De Haro
·4 min de lectura
Algunos medicamentos utilizados en la quimioterapia pueden afectar a la regla, alterarando su regularidad o incluso provocando que se retire. Normalmente, suele regularizarse al cabo de unos meses o incluso un año después del tratamiento. Pero también pueden ocasionar daños en los ovarios, provocando síntomas menopáusicos o menopausia. (Foto: Getty)
Algunos medicamentos utilizados en la quimioterapia pueden afectar a la regla, alterarando su regularidad o incluso provocando que se retire. Normalmente, suele regularizarse al cabo de unos meses o incluso un año después del tratamiento. Pero también pueden ocasionar daños en los ovarios, provocando síntomas menopáusicos o menopausia. (Foto: Getty)

Durante la quimioterapia, las mujeres pueden tener ciclos menstruales irregulares o amenorrea (ausencia de los períodos menstruales). Es lo que se conoce como 'menopausia médica' y puede ser un estado temporal que dure mientras se realiza el tratamiento, a veces un poco más, o puede ser un cambio permanente. 

En estos casos la mujer se preocupa especialmente por la posible pérdida de fertilidad. Sin embargo, no tiene por qué ser así ya que los ciclos pueden volver a la normalidad tras el tratamiento, como ha contado en Twitter la periodista y fotógrafa Olatz Vázquez, diagnosticada en junio de un cáncer gástrico con metástasis abdominal.

El mensaje de Olatz Vázquez hablando de cómo le bajó la regla repentinamente de nuevo
El mensaje de Olatz Vázquez hablando de cómo le bajó la regla repentinamente de nuevo

Y es que si bien la quimioterapia destruye las células cancerosas de división rápida, también puede dañar los ovarios, que a su vez tienen células de división rápida, pero que producen óvulos. Según cuántos años tengas y qué tipos y dosis de medicamentos tomes, los ovarios pueden recuperarse o no de ese daño, y la menstruación puede suprimirse temporalmente (durante la quimioterapia) o definitivamente. 

La desaparición de la regla debido a la quimioterapia se produce porque los ovarios dejan de funcionar y los niveles hormonales empiezan a decaer. Por eso, mientras estás recibiendo la quimioterapia, o incluso después de haberla completado, puedes notar que tienes períodos alternantes o que dejas de menstruar por completo. Eso puede pasar semanas o meses después de haber empezado el tratamiento pero pero no años, como suele ocurrir con la menopausia natural. 

Con la disminución de los niveles de estrógeno y progesterona, comenzarás a experimentar síntomas como sofocos y sequedad vaginal. Incluso si sigues menstruando durante la quimioterapia, es posible que tengas síntomas menopáusicos; es una experiencia similar a un estado premenopáusico donde se pueden producir una serie de cambios en cascada: 

  1. Calores.

  2. Sudoración.

  3. Perturbación del sueño.

  4. Cambios en el estado de ánimo y ansiedad.

  5. Migrañas.

  6. Pérdida de memoria.

  7. Cambios en el apetito sexual.

  8. Resequedad vaginal y comezón.

Y si estás cerca de la menopausia natural y ya empezabas a notar cosas (perimenopausia), puede que los síntomas existentes empeoren durante la quimioterapia. Pero cómo señalábamos, normalmente la regla suele regularizarse al cabo de unos meses o incluso un año después del tratamiento. 

Mientras más joven seas, más probable será que esta menopausia sea temporal y que vuelvas a menstruar. Por el contrario, cuanto mayor seas, mayor también será el riesgo de que la menopausia sea permanente.

Algunos estudios indican que hasta el 40 por ciento de las mujeres de menos de 40 años entran en una menopausia permanente como resultado de la quimioterapia, mientras que en mujeres de más de 40 años, ese porcentaje oscila entre el 70 y el 90 por ciento. Saber si entraste en la menopausia permanentemente o no será importante para ti si quieres tener hijos biológicos. Para ello el médico puede pedirte análisis de sangre.

No obstante, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la reanudación de la función ovárica no depende únicamente de la edad de la mujer antes del tratamiento (cuanto más joven es la mujer, antes se regularizan los ciclos) sino también del tipo de medicamento recibido durante el tratamiento, lo que se conoce como 'agente citotóxico', y la dosis acumulada.

Como apunta la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) no todos los fármacos quimioterapéuticos provocan este efecto de la misma forma. Los más relacionados con la inhibición de la función ovárica son los agentes alquilantes (como la ciclofosfamida). Y además, existe una variación importante en la susceptibilidad personal.

También hay que tener en cuenta que los ciclos menstruales varían de una mujer a otra. Así que no es raro que dependiendo de cómo sean tus ciclos también observes cambios en el flujo menstrual después de la quimioterapia. 

Algunas mujeres pueden experimentar ciclos con menor frecuencia que antes de la quimioterapia. Pueden no tener un período o también puede aumentar el número de días entre períodos. Otras mujeres pueden tener períodos más frecuentes. 

Es posible que algunas mujeres no experimenten cambios en la duración de los ciclos menstruales y, sin embargo, tener un patrón de flujo diferente (puede disminuir la cantidad de días o de flujo, o este puede ser más pesado). También son frecuentes los patrones mixtos: algunas mujeres pueden tener ciclos menstruales más cortos con sangrado más pesado, o ciclos infrecuentes con muchos días de flujo fuerte.

Más historias que pueden interesarte:

Cómo una anemia puede destapar un cáncer

De los 50 a los 30: la 'nueva' edad de mayor riesgo para el cáncer de mama

Métodos sostenibles que puedes utilizar cuando tienes la regla