El candidato socialista que hizo campaña desde la cárcel en las elecciones presidenciales de EEUU en 1920

Alfred López
·7 min de lectura
Eugene V. Debs  fue el perpetuo candidato socialista a la presidencia de EEUU que en las elecciones de 1920 tuvo que hacer la campaña desde la cárcel  (imagen vía Wikimedia commons)
Eugene V. Debs fue el perpetuo candidato socialista a la presidencia de EEUU que en las elecciones de 1920 tuvo que hacer la campaña desde la cárcel (imagen vía Wikimedia commons)

Estamos acostumbrados a que, cada vez que hay elecciones presidenciales en los Estados Unidos, los medios nos muestren las campañas electorales de los dos principales candidatos, quienes se presentan por los partidos Demócrata y Republicano, sin hacer apenas mención de otros aspirantes que también se presentan representando otras formaciones políticas.

Por ejemplo en las elecciones del próximo martes 3 de noviembre de 2020, además de Donald Trump (del Partido Republicano y actual presidente) y Joe Bilden (del Partido Demócrata y exvicepresidente con Barack Obama) hay más de una treintena de candidatos que también optan a ocupar el despacho oval de la Casa Blanca (evidentemente sin opción alguna) y entre los que se encuentran el rapero Kanye West (esposo de la ‘celebrity’ Kim Kardashian), el activista Howie Hawkins (representando a un conglomerado de organizaciones ecologistas, socialistas o el partido ‘Legal Marijuana Now’), la empresaria y también activista Jo Jorgensen (por el Partido Libertario) o Khadijah M. Jacob-Fambro (una desconocida candidata independiente de origen afroamericano y que se autodenomina como ‘princesa’, título que siempre acompaña a su nombre).

Si echamos la vista atrás en todas las elecciones presidenciales que han tenido lugar en Estados Unidos desde 1788 (en aquellas primeras fueron ocho los candidatos, ganando George Washington), nos podremos encontrar con varios miles de nombres de hombres y mujeres que han optado a la presidencia estadounidense, habiendo algunos casos que valdría mucho la pena conocer la historia de sus curiosas candidaturas.

Uno de ellos fue Eugene V. Debs, quien llegó a presentarse hasta en cinco ocasiones, como candidato a Presidente de los EEUU por dos formaciones de ideología socialista, en las elecciones que se celebraron entre los años 1900 y 1920 (excepto en 1916).

Eugene V. Debs destacó en su vida, sobre todo, por ser un importante sindicalista, debido a que durante muchos años lideró la ‘American Railway Union’, el sindicato ferroviario que él mismo fundó a principios de la década de 1890.

Su lucha sindical lo llevó a pasar una temporada en prisión, donde conoció a Victor L. Berger, quien le habló del socialismo y con quien fundaría años después el Partido Socialdemócrata de América, formación política con la que concurriría Eugene V. Debs a las elecciones presidenciales del 6 de noviembre de 1900, consiguiendo un total de 87.945 votos (0,63%) y situándose en cuarta posición del ranking (de siete candidatos). El ganador fue el republicano William McKinley con más de siete millones de votos.

Eugene V. Debs en el cartel de las elecciones presidenciales de 1900 (imagen vía Wikimedia commons)
Eugene V. Debs en el cartel de las elecciones presidenciales de 1900 (imagen vía Wikimedia commons)

No fue un gran resultado el conseguido por Debs, pero sí que sirvió como base para comprobar que el socialismo interesaba a la sociedad y podría llegar a tener algunos representantes en algunas instituciones, por lo que en 1901 se refundó en el ‘Partido Socialista de América’, siendo éste un conglomerado de diversas organizaciones sociales, políticas y sindicales de izquierdas. Una refundación que resultó ser un acierto, debido a que a partir de aquel momento sus resultados electorales irían en aumento.

Para las elecciones presidenciales del 8 de noviembre de 1904, Eugene V. Debs quedó en tercera posición, consiguiendo 402.810 votos (2,98%) cuadruplicando los resultados anteriores y teniendo en cuenta que el ganador fue el célebre político republicano Theodore Roosevelt, quien se presentaba a la reelección, aunque en las anteriores había ido como candidato a vicepresidente junto a William McKinley, pero el asesinato de éste, en septiembre de 1901, lo convertirían en el 26º presidente.

Eugene V. Debs en el cartel de las elecciones presidenciales de 1904 (imagen vía Wikimedia commons)
Eugene V. Debs en el cartel de las elecciones presidenciales de 1904 (imagen vía Wikimedia commons)

El tercer intento de Debs tendría lugar en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 1908, en las que se mantuvo en el tercer puesto, mejorando tímidamente los resultados con 420.852 votos (2,83%). En aquella ocasión el Partido Republicano volvió a ganar, siendo su candidato William Howard Taft, quien se convertiría en el vigésimo séptimo presidente de los Estados Unidos, aunque su presidencia obtuvo numerosas críticas al realizar unas políticas demasiado conservadoras.

Eugene V. Debs en el cartel de las elecciones presidenciales de 1908 (imagen vía Wikimedia commons)
Eugene V. Debs en el cartel de las elecciones presidenciales de 1908 (imagen vía Wikimedia commons)

Esto fue determinante en las elecciones presidenciales del 5 de noviembre de 1912. En aquella cita electoral el Partido Republicano se presentó fraccionado en dos: por un lado el candidato oficial que presentaba a la reelección a William Howard Taft y por otro el regreso a la primera línea política de su antecesor, Theodore Roosevelt, quien formó una nueva formación política llamada ‘Partido Progresista’ (en los últimos años el expresidente había tomado posturas más progresistas y se alejó del conservadurismo republicano). Esto hizo que el voto se fragmentase y el gran beneficiado fue el candidato del Partido Demócrata Woodrow Wilson, quien ganó las elecciones y se convirtió en el vigésimo octavo presidente de los Estados Unidos (Roosevelt quedó segundo y Taft tercero).

Eugene V. Debs en el cartel de las elecciones presidenciales de 1912 (imagen vía Wikimedia commons)
Eugene V. Debs en el cartel de las elecciones presidenciales de 1912 (imagen vía Wikimedia commons)

Quien también beneficiado fue el Partido Socialista de América de Eugene V. Debs, quien a pesar de quedar en la cuarta posición obtuvo unos excelentes resultados electorales, con un total de 901.551 votos (5,99%). A partir de aquel momento la formación socialista consiguió tener diversos representantes en diferentes instituciones políticas del país, entre ellos el mencionado Victor L. Berger, quien fue miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos por el quinto distrito de Wisconsin en tres ocasiones (no consecutivas).

El socialismo estaba cada vez más presente en la sociedad estadounidense y Eugene V. Debs era un excelente representante de dicha ideología, del sindicalismo y la lucha obrera. Pero el estallido de la Primera Guerra Mundial y su férreo pacifismo lo llevaron a tener más de un enfrentamiento y desacuerdo, decidiendo que no se presentaría a las elecciones presidenciales del 7 de noviembre de 1916 (prefería centrarse en su candidatura para ser elegido para la Cámara de Representantes de EEUU por Indiana (su Estado natal). En aquella cita electoral, el Partido Socialista de América presentó como candidato al escritor y periodista Allan Louis Benson, quien obtuvo un buen resultado de 590.524 votos (3,19%), aunque no pudo mejorar la marca de su antecesor.

Disputas internas en la formación socialista provocaron que para las siguientes elecciones presidenciales, del 2 de noviembre de 1920, Benson no repitiera como candidato y se optara por recuperar a Eugene V. Debs, siendo la quinta ocasión en la que se presentaba a presidente pero con una ligera diferencia: en esta ocasión debía realizar toda su campaña electoral desde la prisión.

Como pacifista declarado que era, Debs se opuso en todo momento a la entrada de los EEUU en la IGM, realizando duras críticas contra el conflicto bélico y el entonces presidente Woodrow Wilson. Esto le valió para ser acusado de traídos a la patria y que incluso se le aplicara la ‘Ley de Espionaje de 1917’, una ley federal que se aplicó indiscriminadamente a todas aquellos ciudadanos estadounidenses que se opusieron a la guerra.

Eugene V. Debs fue juzgado y condenado a pasar diez años en prisión. Con todos los elementos en contra, desde Penitenciaría Federal de Atlanta realizó su campaña electoral escribiendo numerosas columnas y artículos periodísticos que eran publicados en algunos pocos periódicos. Se solicitó su indulto en varias ocasiones, siéndole denegado una y otra vez.

Eugene V. Debs mientras estaba en prisión, en 1920, en la Penitenciaría Federal de Atlanta por oponerse a la Primera Guerra Mundial  (imagen vía Wikimedia commons)
Eugene V. Debs mientras estaba en prisión, en 1920, en la Penitenciaría Federal de Atlanta por oponerse a la Primera Guerra Mundial (imagen vía Wikimedia commons)

A pesar de todo ello, en aquellas elecciones de 1920, Debs conseguiría sus mejores resultados con 913,693 votos (3,41%), siendo esta la última ocasión en la que concurriría, debido a su edad (65 años) y a problemas cardiovasculares que desarrolló mientras estaba en prisión, abandonando la política poco después (en 1921 se le concedió el indulto debido a su delicada salud) y falleciendo a causa de esa dolencia el 20 de octubre de 1926.

Cabe destacar que, a pesar de los excelentes resultados de Eugene V. Debs, no fue el candidato socialista más votado en unas elecciones presidenciales, debido a que su sucesor (el abogado Robert M. La Follette) consiguió presentar una candidatura en 1924 que aglutinaba a diversas organizaciones (socialistas, sindicales, granjeros descontentos…) obteniendo un total de 4.831.706 votos (16.61%), pero esa es otra historia que explicaré en un próximo post.

Fuente de las imágenes: Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar: