Puyol monta una bronca en Twitter que nos podríamos haber evitado

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·5 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Carles Puyol sentado en un sillón sujetando un micrófono
Carles Puyol respondiendo preguntas. Foto: Mairo Cinquetti/NurPhoto via Getty Images.

Entre los muchos problemas que tiene el fútbol español, uno de ellos es que está polarizado en dos grandes ejes. Incluso aunque el actual líder de la Liga sea otro, todo se analiza e interpreta bajo el eterno, y un tanto cansino, prisma del bipartidismo Real Madrid - Barcelona. Incluso los terceros en discordia acaban enfangados, a menudo a su pesar, en esta batalla eterna en la que los héroes de un bando son enemigos irreconciliables para el otro y viceversa.

Pocas son las figuras de consenso, los personajes que consiguen caer más o menos bien a todo el mundo. Entre ellos destacaba hasta ahora Carles Puyol. Los culés le adoran por su condición de ídolo azulgrana, tras quince años en el primer equipo e incontables trofeos ganados. Los rivales le aprecian por el respeto que siempre demostró a sus oponentes en el campo y porque el mismo compromiso y talento que exhibió en su club lo mantuvo con la selección española, siendo una de las piezas clave de la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010 que la Roja consiguió ganar.

Por eso, por esa reputación bien merecida que tan difícil es de mantener, cuesta comprender la necesidad que tiene el antiguo defensa central de entrar en polémicas absurdas. Ayer mismo lo hizo a través de la red social Twitter, inmediatamente después de la remontada de su antiguo equipo sobre el Sevilla en la semifinal de la Copa del Rey. Carles consideró adecuado responder a un mensaje que "Suso" Fernández, centrocampista de los andaluces, había publicado anteriormente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

A lo mejor ese simple "buenas noches" no te parece particularmente llamativo, pero el contexto de la historia hace que sea algo más que un saludo cordial. Nos remontamos al 10 de febrero, cuando se disputó el partido de ida de la eliminatoria en el que el Sevilla fue capaz de imponerse por 2-0. Tras el encuentro, el atacante barcelonista Pedri declaró a la prensa que creía que había habido un penalti no pitado. A esto, Suso contestó con una serie de emoticonos llamando llorón a su rival.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Puyol estuvo guardándose esta afrenta hasta ayer mismo, cuando aprovechó la muy meritoria y un tanto agónica victoria de los suyos para recuperarlo. Algunos usuarios se lo reprocharon, indicando que no parecía un gesto muy propio del que fuera capitán durante diez temporadas. Para ellos también había respuesta:

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Tenía motivos Puyol para soltar semejantes réplicas, más por el momento que por el contenido, ante unas circunstancias como estas? Probablemente sí. Aunque lleve seis años alejado del césped, no deja de ser un icono del barcelonismo al que muchos aún ven como un líder. Además, en su condición de retirado, se puede permitir expresarse con más libertad y sin miedo a las represalias y sanciones que podría sufrir un jugador aún en activo.

Los más de 190.000 megustas en el momento de escribir estas líneas (porque siguen subiendo a buen ritmo) y 60.000 retuits indican que la hinchada culé le agradeció el detalle. Pero también tuvo muchas, muchísimas reacciones negativas. Algunas intentando ser hirientes, apelando a supuestas ayudas arbitrales durante el encuentro contra el Sevilla o a la previsible (pero ni mucho menos segura) eliminación del Barcelona próximamente en la Champions League, toda vez que en el partido de ida contra el PSG cayó en casa por 1-4. Otras aluden a la falta de deportividad tan impropia de un personaje como él.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Porque insistimos: es probable que Puyol tenga razón y que la provocación inicial de Suso estuviera totalmente fuera de lugar. Lo que ocurre es que, aunque suene feo, en el fútbol hay clases. El andaluz es un jugador buenísimo que ya acumula algún trofeo en su palmarés, que ahora tiene un lugar destacado en el Sevilla, que en su momento fue una pieza clave de todo un Milan, y que se está ganando un sitio en la selección española. No es ni mucho menos poco: gran cantidad de futbolistas ni sueñan con llegar a lo que él ha alcanzado ya. Pero con todo y con eso, no le llega a Puyol ni a los tacos de las botas.

Carles Puyol está a otro nivel. No solo por su estatus de leyenda del fútbol español, sino por haber representado como ningún otro en las últimas décadas, en una época particularmente ponzoñosa del ya citado bipartidismo futbolero nacional, los valores del juego limpio, el fair play que dicen los ingleses, y el deporte entendido como competición y no como guerra en la que todo vale. Sin olvidar sus cualidades como central, al eterno 5 del Barça se le quiere en todas partes porque, ante todo, es un deportista. Puyol no es un Piqué que vaya por la vida buscando bronca. Jugando era duro y contundente cuando había que serlo, pero siempre con nobleza, sin darle jamás a nadie argumentos para llamarle sucio.

¿Qué le aporta a Puyol meterse en una guerra tan innecesaria como esta? ¿Qué le costaba, por mucho que le hirviera la sangre, haber dejado pasar el comentario de Suso y no echar más leña al fuego? Bastantes otros culés, tanto anónimos como conocidos, pueden cumplir esa función. Pero él ha dedicado muchos años a construirse una bien ganada reputación de tipo sensato. A sus 42 años, sin la excusa de los subidones de adrenalina que da estar en el césped, no tiene ningún sentido manchar su imagen. Confiemos en que no haya sido más que un calentón puntual y no sea verdad lo de que el mito se nos cae.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente