Carlos Sainz no está en Ferrari para ser el nuevo Barrichello

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·4 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
(L to R) Ferrari's Monegasque driver Charles Leclerc and Ferrari's Spanish driver Carlos Sainz Jr arrive at the circuit before the start of the third day of the Formula One (F1) pre-season testing at the Bahrain International Circuit in the city of Sakhir on March 14, 2021. (Photo by Mazen MAHDI / AFP) (Photo by MAZEN MAHDI/AFP via Getty Images)
Photo by Mazen MAHDI / AFP) (Photo by MAZEN MAHDI/AFP via Getty Images

Pocas escuderías tienen un sentido de la jerarquía tan marcado como Ferrari. La idea de tener dos pilotos que puedan competir entre sí por el título les da pánico porque es solo fuente de problemas y envidias. Mejor priorizar. No es algo nuevo, desde luego: Nikki Lauda, Alain Prost, Michael Schumacher, Fernando Alonso, Sebastien Vettel... todos ellos tuvieron claro en su momento que el equipo trabajaba principalmente en su interés y que su compañero era una especie de "gregario" que estaba ahí para probar cosas en el coche y echar una mano en la pista si así lo requería la carrera. Poco más.

Ahora bien, tanto Lauda como Prost como Schumacher, Alonso o Vettel eran enormes campeones. Pilotos cuyos nombres pasarán a la historia de la Fórmula Uno no solo por el número concreto de títulos que ganaron sino por su carisma y su liderazgo. Charles Leclerc no está de momento al mismo nivel. El liderazgo de Leclerc no es casual -el monegasco ha tenido dos años magníficos en Ferrari, justo en una de las peores rachas de la escudería italiana en décadas- pero hasta cierto punto es un liderazgo "por defecto", es decir, cuando Ferrari vio que con Vettel no iba a ningún lado, decidió que el escalafón corriera un puesto, sin más.

Cuando ficharon a Carlos Sainz Jr., hace ya casi un año, todos se apresuraron a quedar bien ante la prensa y dejar claro que se iba a respetar la posición de Leclerc como primer piloto. Ahora bien, cuando uno ficha al hijo de un campeón, alguien que ha mamado la competitividad y el triunfo desde la cuna, es difícil pedirle que se dedique a ser un palmero. Carlos Sainz no va a ser Rubens Barrichello, por poner un ejemplo, el eterno lugarteniente de Michael Schumacher en la década de los 2000. No seremos tan inocentes como para pensar que empieza la temporada en igualdad de condiciones o que no va a aceptar órdenes de equipo si llegan en su momento, pero por lo menos sus inicios en Ferrari son esperanzadores: no solo por los resultados en los tests, que no tienen por qué ser muy fiables, sino por la contundencia y la experiencia con la que se maneja fuera y dentro de la pista.

Por una cuestión de respeto y por la mencionada jerarquía, Sainz tiene que esperar al fallo de Leclerc y puede que ese fallo nunca llegue, pero también tiene que demostrarle a su compañero y al resto de la escudería que él bien podría ocupar ese puesto llegado el momento, como lo ocupó Eddie Irvine en 1999 tras el accidente de Schumacher... por mal que le sentara al alemán. De momento, lo hecho en Bahrein apunta en esa dirección, pero seamos prudentes porque estos tests no sirven para demasiado. Los equipos normalmente los utilizan para hacer pruebas y poco más: ver cómo tal coche funciona con tal carga de combustible o cuántas vueltas aguanta este compuesto en los neumáticos, etcétera.

El hecho de que cada piloto y cada coche compita en condiciones distintas y que no se hagan públicas dichas condiciones lo llena todo de incertidumbre. Sainz ha sido bastante mejor que Leclerc, pero, ¿qué estaba probando cada uno? Ahí está la clave. Lewis Hamilton y Mercedes han estado relativamente lejos del primer puesto, pero, ¿sucederá lo mismo en dos semanas, cuando empiece el campeonato del mundo en el emirato árabe? Nadie se lo cree. Tampoco parece probable que veamos tan arriba a los AlphaTauri... o que los Aston Martin de Vettel y Stroll acumulen tanta mala suerte.

Nadie tiene en sus planes que esta temporada sea una temporada de revoluciones. En principio, debería ser el capítulo final de una era de dominio absoluto de Mercedes y Lewis Hamilton, tras la cual vendrá el cambio de reglamentación y, quizá, la retirada del británico. Para el resto, es más bien una temporada de ajuste, de transición hacia la nueva Fórmula Uno que veremos a partir del año que viene. Una temporada para ir conociendo de cerca a tus pilotos e intuir quién se va a adaptar mejor y quién peor al cambio de reglas. ¿Se confirmará Max Verstappen como el campeón del futuro? ¿Será el propio Charles Leclerc? ¿Apostará Mercedes sin dudarlo por George Russell como alternativa al título?

En ese mar de dudas es donde entra Carlos Sainz. En principio, sí, llega de tapado, pero no de gregario. No hay un líder lo suficientemente fuerte como para entregar todo un equipo a sus manos. Si Carlos se muestra competitivo, agresivo y leal; si defiende el color rojo de Ferrari y demuestra que no es un invitado y que desde luego su apellido no tiene nada que ver en esta oportunidad, puede que el año que viene veamos roles cambiados. Y es que, insisto, el año que viene es el que cuenta aquí. Si Ferrari es capaz de construir un coche ganador, Sainz tiene que demostrar que él está capacitado para conducirlo. Sin dudas y sin complejos. Parece que en Italia se están empezando a dar cuenta. Dentro de dos semanas podremos hacer valoraciones más exactas.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente