Cinco casos médicos rarísimos que se dieron durante 2019

Se nos acaba el 2019, un año en el que han pasado muchísimas cosas en el ámbito científico. Pero tranquilos, no voy a hacer el típico recuento de grandes avances del año que está a punto de concluir, para eso simplemente os recomiendo que releáis este artículo de mi compañero Javier Peláez. Lo que voy a hacer es un recuento de algunos de los casos médicos más extraños que se han visto a lo largo de este último año de la década de 2010.

Audrey Schoeman y su marido en una de sus escapadas a la montaña. (Imagen vista en Facebook).
Audrey Schoeman y su marido en una de sus escapadas a la montaña. (Imagen vista en Facebook).

De vuelta a la vida tras seis horas muerta

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El primero tuvo lugar en nuestro país, aunque la protagonista fue una mujer británica de 34 años llamada Audrey Schoeman. Todo comenzó cuando nuestra protagonista y su marido, ambos residentes en Barcelona, realizaron una caminata por los Prineos y quedaron atrapados en una tormenta de nieve. La mujer sufrió hipotermia severa y tras tener problemas para hablar o moverse quedó inconsciente. Su marido dejó de notarle el pulso y la dio por muerta. Cuando llegaron las asistencias médicas la temperatura corporal de Audrey había descendido a 18ºC y su corazón se había parado. Llevaba 6 horas muerta.

Sin embargo, la misma baja temperatura que le provocó el paro cardíaco ayudó a preservar su órganos (especialmente su cerebro) permitiendo que tras un largo proceso de “resucitación”, en el que se la conectó a una máquina llamada ECMO, que actúa como un corazón + pulmón artificial, la británica pudiera ser reanimada. Es el caso más excepcional de reanimación cardíaca visto jamás en España por largo período de ausencia de pulso, y uno de los más extensos vistos en el planeta.

En 2006 se dio un caso parecido en Canadá, cuando una niña de dos años llamada Erica Norby se cayó a un lago en pleno invierno y estuvo sumergida 4 horas en aguas congeladas. La niña llevaba puesto únicamente un pañal y la rescataron clínicamente muerta, con una temperatura corporal de 16 grados, a pesar de lo cual los médicos lograron también resucitarla.

Jeringuilla, a veces sorprende lo que uno puede inyectarse con ellas. (Imagen gratuita vista en pexels).
Jeringuilla, a veces sorprende lo que uno puede inyectarse con ellas. (Imagen gratuita vista en pexels).


Inyecciones de esperma

Para este caso nos trasladamos a Irlanda, enero de 2019. Un paciente anónimo de 33 años se presenta en urgencias con una tremenda infección en el brazo. Tras preguntarle los doctores cómo había adquirido su brazo un aspecto tan lamentable, el amigo les explica que sufría un tremendo dolor de espalda que se había estado tratando – ojo, durante los últimos 18 meses – inyectándose en el brazo su propio esperma con la ayuda de una jeringuilla hipodérmica que se había comprado por internet.

Obviamente el remedio casero no solo no había funcionado, sino que había terminado con el paciente irlandés hospitalizado por una infección severa que él mismo se había provocado. ¿De dónde sacó la idea de que algo así podría funcionar? Nadie se lo explica, de hecho los médicos realizaron la búsqueda en internet por si se trataba de alguna pseudoterapia de moda entre los “illuminati”, pero no encontraron ningún resultado. Una vez fue tratado de la infección, y de su dolor de espalda, el hombre se dio de alta en el hospital y desapareció dejando muchas preguntas en el aire.

Ciclomotor accidentado. (Imagen gratuita vista en pxfuel).
Ciclomotor accidentado. (Imagen gratuita vista en pxfuel).


El ciclomotor “viagra”

En mayo de este año, los médicos británicos informaron sobre el típico caso que hace sonreír a todo el mundo salvo al protagonista del mismo, que debió pasar un calvario. Se trataba de un hombre de 35 años que acabó ingresando voluntariamente en urgencias tras padecer una erección de grado 4 (sí, hay escalas también para las erecciones) durante nueve días. ¡Habéis leído bien!

En la mayoría de los casos de erección persistente, el causante es un trombo que bloquea los vasos sanguíneos que conducen al pene, pero nuestro protagonista relató que todo comenzó tras sufrir una caída de su ciclomotor. Al reconocer médicamente al accidentado, los doctores descubrieron que la caída había afectado al perineo (la zona intermedia entre los genitales y el ano) provocando una lesión vascular que había provocado que la sangre se acumulara alrededor de sus genitales y creara nuevas conexiones que redirigían la sangre a su pene. ¿Cómo pudo este hombre aguantar una situación así durante 9 días? Nadie lo sabe, pero suponemos que debieron ser unos días muy “embarazosos”.

Wasabi natural rallado directamente del tallo del rábano <i>Eutrema japonicum</i>. ¡No confundir con aguacate! (Crédito imagen: Wikipedia).
Wasabi natural rallado directamente del tallo del rábano Eutrema japonicum. ¡No confundir con aguacate! (Crédito imagen: Wikipedia).


El caso de la sobredosis de wasabi

¿Qué sucede si te encanta el aguacate, y en una boda te comes una cucharada enorme de algo que se le parece, pero que en realidad es el picantísimo condimento japonés wasabi? Pues que puedes acabar en urgencias creyendo sufrir un infarto.

El caso sucedió en Israel, y la protagonista era una señora de 60 años que a causa de su confusión acabó hospitalizada tras sufrir el llamado “síndrome del corazón roto”.

En efecto, la cadiomiopatía de Takotsubo (que es el nombre técnico del mencionado síndrome) puede darse como respuesta a un estrés físico o emocional intenso. Algo como la muerte de un ser querido, una fuerte discusión, y ahora lo sabemos… una cucharada grande de wasabi ingerida por sorpresa. Los síntomas de este síndrome recuerdan a los de un infart: dolor en el pecho y brazo, dificultades para respirar, etc. Afortunadamente, este trastorno suele ser temporal y la mujer pudo recuperarse tras un mes de tratamiento. Suponemos que una vez recuperada lo celebró de cualquier manera salvo yendo a un restaurante japonés.

Imagen de la serpiente <i>Deinagkistrodon acutus</i>, conocida en china como serpiente "de los 5 pasos". (Crédito imagen: wikipedia).
Imagen de la serpiente Deinagkistrodon acutus, conocida en china como serpiente "de los 5 pasos". (Crédito imagen: wikipedia).

 

El sacrificio de dedo inútil

Este último caso se produjo en China, el gigante asiático. Allí, un leñador que se encontraba en las montañas de Shangyt, distrito de la provincia de Zhejiang, sufrió el ataque y mordedura de una serpiente de la especie Deinagkistrodon acutus. Este áspid, cuyo veneno puede ser fatal, mordió el dedo índice de la mano derecha de nuestro protagonista, quien – tal vez influenciado por las películas – decidió cortase el dedo antes de acudir a urgencia. La culpa la tienen las tradiciones orales, que en esta zona de China dicen que el veneno de esta serpiente es tan poderoso que tras dar cinco pasos, quien sufre la mordedura cae al suelo muerto.

En fin, tras cortarse el dedo y dejarlo tirado en la montaña, acudió con la manoenvuelta en una tela al hospital más cercano, que estaba a 80 kilómetros. Una vez allí los médicos le explicaron que la serpiente “de los cinco pasos” no es tan tóxica como todo el mundo dice, y que si bien es verdad que hay casos extremos en los que puede producir la muerte, su reputación está enormemente exagerada.

Para más INRI, los doctores le explicaron que si hubiera traído el dedo podrían habérselo reimplantado. ¡Cuánto daño hacen los mitos y leyendas!

Los casos los encontré en LiveScienceGizmodoTheClinic y Yahoo noticias.

Otras historias que te pueden interesar:


Otras historias