Caza a su marido disfrazado de Michael Myers paseando por la calle para asustar al vecindario

Halloween es una de las fiestas con mayor tradición de los Estados Unidos en la que pequeños y mayores recorren las calles de las ciudades y pueblos del país ataviados con disfraces de muertos vivientes, vampiros u otros personajes de películas de terror. Las actividades típicas de esta festividad son el truco o trato, las fiestas de disfraces, las hogueras, la lectura de historias de miedo o la reproducción de películas de terror.

Un vecino de Decatur, Indiana, se pasea por la urbanización en la que vive disfrazado de Michael Myers para asustar a sus vecinos. (Crédito: Facebook/SabrinaZimmerman)
Un vecino de Decatur, Indiana, se pasea por la urbanización en la que vive disfrazado de Michael Myers para asustar a sus vecinos. (Crédito: Facebook/SabrinaZimmerman)

Pues bien, una buena película de terror es la que se montó un vecino de la localidad de Decatur, en Indiana, en los Estados Unidos, al pasearse disfrazado de Michael Myers, el asesino de Halloween, por la urbanización en la que vive con el fin de asustar a sus vecinos.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El hombre, Evan Zimmerman, aparece en un vídeo grabado por su mujer circulando en bicicleta vestido con un mono azul y una máscara que le cubre el rostro arrastrando un carrito con el supuesto esqueleto de un bebé.

El hombre se metió tanto en el papel que se mostraba imperturbable ante los reproches de su mujer. (Crédito: Facebook/SabrinaZimmerman)
El hombre se metió tanto en el papel que se mostraba imperturbable ante los reproches de su mujer. (Crédito: Facebook/SabrinaZimmerman)

Las imágenes están grabadas desde el coche de la esposa y en ellas se puede ver al personaje parando a la altura del vehículo y mostrándose imperturbable ante los reproches de la mujer. “¿Qué demonios estás haciendo?”, le dice ella, ante lo que el Michael Myers de Decatur, como él se denomina, no responde.

El hombre realiza todo tipo de actividades disfrazado por el vecindario como pasar el rastrillo por el jardín, caminar por la acera, quedarse quieto durante varios minutos o balancear a un muñeco en uno de los columpios del jardín de la casa. Todo ello con un nexo común, la indiferencia total ante los elementos externos, lo que le da un aire tétrico y terrorífico.

A todo ello, la mujer le recrimina constantemente su actuación y le pide que cese de inmediato. Una situación que se acaba volviendo cómica y que ya se ha convertido en toda una sensación en las redes sociales.

También te puede interesar:

Otras historias