Los Celtics y un último cuarto para la historia en el Juego 1 de las Finales

Los Boston Celtics entraron al último cuarto del Juego 1 de las Finales de la NBA ante los Warriors abajo por 12 en el marcador. Para llevarse el partido, Ime Udoka y los suyos sabían que necesitaban generar algo especial en la etapa final. Y no defraudaron.

Con un parcial de 40-16, los de verde pasaron de ser dominados en todas las facetas a terminar el partido con un triunfo espectacular como visitante en el Chase Center, para robarse la localía en estas finales. En el camino, hicieron historia de la grande.

Es que los Celtics sellaron la diferencia más abultada en un cuarto capítulo en la historia de las Finales de la NBA, con +24. La mejor marca hasta el momento era de +23, que habían conseguido los 76ers en 1982 (44-21 sobre los Lakers) y los propios Celtics en 1960 (38-15 ante los Hawks).

El ataque no tuvo fisuras. Jaylen Brown recortó distancias con un par de tiros imposibles, Derrick White ayudó con bombas sobre la marca y luego el veterano Al Horford coronó todo con canastas formidables desde afuera y adentro. Boston acabó con 68% de cancha en ese último parcial, por el 41% de Golden State.

Los Warriors nunca tuvieron respuestas. La cara de sus jugadores decía todo: estaban atónitos. Eso permitió que los Celtics consiguieran una racha de 17-0 en medio del capítulo, la mejor para estas instancias de un partido de Finales desde que los Spurs firmaran un 19-0 ante los Nets en 2003.

Fue tan bueno el desempeño de los Celtics en esos últimos doce minutos que lograron algo que una franquicia tan ganadora como Boston, con 17 campeonatos en sus vitrinas, solo había conseguido en tres ocasiones hasta el momento: sumar 40 puntos en un último parcial.

¿Las otras veces que habían alcanzado esa marca? El 25 de abril de 1965 (42), el 27 de mayo de 1985 (40) y el 17 de junio de 2008 (42), todas ante Los Angeles Lakers, su histórico rival.

Si hay que hablar de individualidades, lo de Al Horford fue tan especial como lo conseguido por su equipo. El dominicano fue el catalizador de la remontada y a sus 35 años (cumplió 36 este viernes) demostró que está más vigente que nunca en las primeras Finales de su carrera.

Además, Horford se convitió en el jugador más longevo en terminar con seis triples en una serie decisiva de Playoffs, superando a LeBron James (35 años y 321 días), Ray Allen (34 años y 321 días) y Reggie Miller (34 años y 295 días). Fue la mayor cantidad de triples para un debutante en las Finales de todos los tiempos.

Los Warriors ahora necesitan reacción después de una de sus peores caídas desde que son dirigidos por Steve Kerr. Golden State llevaba marca de 42-2 en Playoffs entrando al último cuarto con ventaja de doble-dígito con el nacido en Líbano en el banco.

Por último, Boston y Golden State rompieron un récord de Finales al convertir 40 triples entre ambos: la marca anterior era de 35 (Cavs-Warriors en 2017)

Foto: Getty Images