Los Celtics vuelven a recibir a los Warriors con el objetivo de quedar a un paso del anillo

Boston, luego de la victoria en el Juego 3 de las Finales de la NBA por 116-100, vuelve a recibir a Golden State este viernes en el TD Garden. En caso de ganar dispondrá de tres posibilidades para conseguir un triunfo más y volver a salir campeón después de 14 años.

Fue la 40ª ocasión en la que las Finales de la NBA quedaron empatadas después de los primeros dos encuentros. Y en las 39 instancias anteriores, el equipo que ganó el tercer duelo se quedó con el anillo en el 82,1% de los casos (32-7), por lo que la historia está del lado de los Celtics.

Los dirigidos por Ime Udoka dominaron lo que se conoce como "la batalla de las posesiones": fueron más cuidadosos con la pelota (bajaron de 18 a 12 pérdidas) y registraron 15 rebotes ofensivos (nueve más que el rival), los cuales les permitieron anotar 22 puntos de segundas oportunidades (el doble que el adversario).

Jaylen Brown (27) y Jayson Tatum (26) se combinaron para 53 unidades, pero el resto de los titulares también estuvo a la altura. Robert Williams III, Al Horford y Marcus Smart, quienes habían terminado con solo dos puntos entre todos en el Juego 3, mostraron una imagen totalmente distinta en el triunfo del miércoles.

Williams III se convirtió en el segundo jugador en actividad en finalizar con al menos 10 rebotes, tres robos y cuatro tapas en un partido de Finales de NBA desde que lo hiciera Dwight Howard contra los Lakers en 2009.

Smart totalizó 24 puntos, siete rebotes y cinco asistencias. Su equipo tiene un récord de 11-3 en playoffs cuando el base suma 20 puntos o más, incluyendo una marca de 6-0 en la post-temporada actual. Y Horford no se quedó atrás: el dominicano aportó 11 unidades, ocho rebotes y seis asistencias.

Excepto el tercer cuarto, que volvió a ser muy favorable para los Dubs, el conjunto de Massachusetts gobernó el resto del encuentro e incluso acentuó su dominio en el último período, en el que los comandados por Steve Kerr apenas pudieron anotar 11 puntos (es el goleo más bajo en un cuarto en las Finales de NBA desde el 2006).

La buena noticia para los Warriors es que Klay Thompson (25 puntos, cinco triples) se reencontró con su tiro a distancia. De todos modos, necesitarán mejorar en el aspecto defensivo para que la llave retorne igualada a San Francisco, donde el próximo lunes tendrá lugar el Juego 5.

Foto: Getty Images