Qué son las Negro Leagues, las ligas de béisbol revindicadas por Obama en su 100 aniversario

Antonio Gil
·5 min de lectura
Foto sin fecha suministrada por el Museo de Béisbol de las Ligas Negras que muestra diez estatuas de tamaño real de peloteros de esas ligas. La pandemia del coronavirus obligó a suspender una gran ceremonia conmemorando en el 100mo aniversario de las Ligas Negras, pero en su lugar se hizo un homenaje virtual en el que decenas de personalidades se sacan la gorra saludando a esos pioneros del béisbol. (Negro Leagues Baseball Museum via AP)

En un momento en el que el clima racial en Estados Unidos está bastante caldeado por la muerte de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis y las consiguientes protestas, las Negro Leagues de béisbol cumplen 100 años de existencia y no son pocas las personalidades del país que se han volcado con el centenario de una de las competiciones más peculiares y segregadas de la historia del deporte en Norteamérica.

Los orígenes de las Negro Leagues datan de alrededor 1880, llamadas por aquel entonces Colored Leagues. Se trataba de competiciones de béisbol entre equipos de jugadores negros, con los Cuban Giants como pioneros y primer conjunto profesional compuesto por afroamericanos, allá por 1885. Era una época en la que los negros no eran admitidos en absoluto en ningún equipo de las Grandes Ligas ni en sus filiales de las Ligas Menores. No había otra forma de poder jugar al béisbol profesionalmente y no fue hasta 1920 cuando se adoptó el nombre de Negro Leagues como competición oficial.

El 2 de marzo de 1920 se fundó la Negro Southern League en Atlanta, y dos meses después, el 2 de mayo, los Indianapolis ABC’s derrotaron a los Chicago American Giants en lo que fue el primer partido de la temporada inaugural de los Negro National League. Un año más tarde, en 1921, diferentes equipos de la paralela Foster’s National Association of Colored Professional Baseball Clubs se incluyeron en las Negro Leagues. Algo que con el tiempo irían haciendo también varios conjuntos de otras competiciones, hasta que en 1924 se disputaron las primeras Negro League World Series.

Las Negro Leagues fueron más fuertes que la Segunda Guerra Mundial

Los afroamericanos tenían una estructura beisbolística relativamente sólida, aunque con diferentes cambios de presidentes y nombres. Los equipos iban y venían, pero las ligas de negros siempre tenían presencia en el panorama deportivo estadounidense. Ni siquiera la Segunda Guerra Mundial pudo con una competición tan particular, a pesar de que muchas de sus estrellas se perdiesen una o dos temporadas por tener que cumplir con sus obligaciones militares y marcharse a luchar al frente. Eso sí, al contrario que la Grandes Ligas de béisbol (blanco), las Negro Leagues se beneficiaron del hecho de que la mayor parte de sus jugadores superaban los 30 años y por lo tanto no estaban en la edad óptima para combatir. De hecho, en 1942 se vivió uno de los momentos más álgidos de las Negro Leagues, con la National Negro League y la American Negro League siendo el centro de atención del béisbol nacional en Estados Unidos.

Aprovechando el tirón deportivo, el archiconocido atleta Jessie Owens, quien ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 ante los ojos del mismísimo Hitler, se metió de lleno en el negocio del béisbol para negros en 1946 y creó una liga menor con la que dar mayor peso a la competición. Por aquel entonces, un conocido ejecutivo llamado Branch Rickey llevaba ya un tiempo intentando dar con la tecla para romper las barreras raciales en el deporte de la pelota. Él fue el encargado de hacer todo lo posible para que Jackie Robinson se convirtiese en el primer jugador afroamericano en jugar en las Grandes Ligas, aunque para ello tuviese que pasar por el escalón previo de las Ligas menores con los Montreal Royals. Robinson debutó en la MLB con los Brooklyn Dodgers el 15 de abril de 1947. Fue el primer paso para la integración de los jugadores negros en el béisbol de blancos y, al mismo tiempo, el principio del fin de las Negro Leagues, que también habían abierto sus puertas a la integración y empezaban a contar con jugadores blancos en sus equipos.

Periodo de inclusión y desaparición de las Negro Leagues

La inclusión de jugadores afroamericanos en los equipos de la MLB llevó a que los conjuntos de las Negro League fueran perdiendo efectivos y fuelle por partes iguales. Muchos de estos conjuntos se arruinaron y la mayor parte de ellos fueron desapareciendo con el paso del tiempo o convirtiéndose en filiales de las Ligas Menores. La Negro American League fue la única competición afroamericana de consideración en funcionamiento en 1949, hasta que en 1958 se disputó su último partido, en lo que significó el fin del ‘béisbol segregado’.

De este modo se terminaba con un episodio de la historia del béisbol en la que se llegó a contar hasta con siete ‘grandes’ Negro Leagues, que hoy en día forman parte de los anales de la pelota: la Negro National League (1920-31), la Eastern Colored League (1923-28), la American Negro League (1929), la East-West League (1932), la Negro Southern League (1932), una segunda versión de la Negro National League (1933-48) y la Negro American League (1937-1959).

Ahora se cumplen 100 años del nacimiento de las Negro League y grandes nombres propios de la comunidad afroamericana en particular y Estados Unidos en general rinden tributo a los pioneros. La pandemia de coronavirus ha obligado a retrasar todos los homenajes previstos para conmemorar este centenario, pero no ha evitado que personalidades como Barack Obama, Michael Jordan, Dereck Jeter o Rachel Robinson, la viuda de Jackie Robinson, se quiten el sombrero (la gorra en este caso) para recordar a los que dieron los primeros pasos y marcaron el camino a generaciones y generaciones venideras, luchando por su comunidad y haciendo frente al racismo mediante el deporte.

Más historias que te pueden interesar: