"De vergüenza": indignación con la aglomeración en un centro comercial de Marbella para ver a Kiko Rivera y Omar Montes de Reyes Magos

Borja González
·4 min de lectura
Estefanía, Luis Roldán, Kiko Rivera y Omar Montes saludando al gentío en el centro comercial La Cañada de Marbella, que estaba abarrotado, como se puede apreciar en la segunda imagen. (Fuentes: Twitter/@CensoredJules y @EsmeAbenia)
Estefanía, Luis Roldán, Kiko Rivera y Omar Montes saludando al gentío en el centro comercial La Cañada de Marbella, que estaba abarrotado, como se puede apreciar en la segunda imagen. (Fuentes: Twitter/@CensoredJules y @EsmeAbenia)

Kiko Rivera, Andrés Montes y Luis Rollán se disfrazaron de Reyes Magos en un evento celebrado en el centro comercial La Cañada de Marbella, acompañados por Estefanía Carbajo, exconcursante de ‘La isla de las tentaciones’, en el papel de paje.

Según El Español, se congregaron más de 800 personas para verles en dicho espacio cerrado sin respetar las medidas de seguridad establecidas debido a la pandemia del coronavirus. La avalancha de gente fue tan desproporcionada para el aforo recomendable del centro que la Policía tuvo que desalojar el recinto con el fin de acabar con el acto. Pero esto no se realizó hasta el final del acto.

El acto en un principio iba a ser sin público, pero al final no fue así. Telecinco lo retransmitió en directo a través del programa ‘Viva la vida’.

No es la primera ni la segunda vez que Omar Montes participa en un acto irresponsable durante la pandemia; para el resto, es su primer desliz.

Un dato curioso es que el dueño del centro comercial, Tomás Olivo, el séptimo español más rico según Forbes, durante el acto del alumbrado navideño de sus centros comerciales hace unas semanas no escatimó en elogios hacia los que llamó “héroes” de este 2020: sanitarios, fuerzas de seguridad, etc.

Desde el centro comercial han tenido que salir a pedir disculpas, pero el daño ya estaba hecho.

Después de todo, una ola de indignación se ha cernido sobre las figuras de los implicados en las redes, incluso de tachándoles de culpables por un delito contra la salud pública que debería ser castigado proporcionalmente al daño que pueden haber causado.

Más historias que te pueden interesar: