Charlène y Alberto de Mónaco, ¿separación o embarazo?

Hubo un día clave para percatarse de que la Princesa Charlène de Mónaco no estaba donde se suponía que debía estar: el 22 de octubre, el día de la entronización de Naruhito y Masako. Allí estuvo Alberto II de Mónaco, pero acudió solo. Charlène no se presentó a la cita más importante del año para los royals. Nadie entendió por qué la princesa no acompañó a su marido a la celebración tan señalada. Y aún menos se entendió cuando se supo que Charlène sí estaba en el país nipón. Sabemos que a la ex nadadora sudafricana no le gustan los actos oficiales y estamos bastante acostumbrados a sus destacadas ausencias, pero esta vez parece diferente. Esta vez puede deberse a algo más serio.

Princess Charlene of Monaco poses for a family picture with refugees after a gift-giving event to Monaco's resident at the headquarters of the Monaco Red Cross in Monaco, ahead of Monaco National Day November 17, 2016. REUTERS/Valery Hache/Pool
Princess Charlene of Monaco poses for a family picture with refugees after a gift-giving event to Monaco's resident at the headquarters of the Monaco Red Cross in Monaco, ahead of Monaco National Day November 17, 2016. REUTERS/Valery Hache/Pool

Así, la prensa indagó y comprobó que ya un mes antes la princesa había estado ausente de la vida pública. Concretamente desde el 11 de septiembre. Por eso la prensa se empieza a alarmar: “Charlène de Mónaco está desaparecida del panorama mediático”, recoge El Periódico y “La misteriosa ´desaparición´ de Charléne de Mónaco, titula el diario ABC. Y es que aquella mañana de septiembre Charlène llevó a sus hijos Gabriella y Jaques a su primer día de colegio y después ya no hemos visto más a la princesa. No en actos públicos. Y han pasado casi dos meses desde entonces.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
MONTE-CARLO, MONACO - JUNE 18: Prince Albert II of Monaco and Princess Charlene of Monaco attend the closing ceremony of the 59th Monte Carlo TV Festival on June 18, 2019 in Monte-Carlo, Monaco. (Photo by Stephane Cardinale - Corbis/Corbis via Getty Images)
MONTE-CARLO, MONACO - JUNE 18: Prince Albert II of Monaco and Princess Charlene of Monaco attend the closing ceremony of the 59th Monte Carlo TV Festival on June 18, 2019 in Monte-Carlo, Monaco. (Photo by Stephane Cardinale - Corbis/Corbis via Getty Images)

A pesar de estar acostumbrados a algunas llamativas ausencias de la esposa del Príncipe Alberto, esta vez se apunta a que se debe a algo más importante, insisto. Ahora se empieza a hablar de una posible crisis en el matrimonio. La princesa Charlène, o la princesa triste como se la ha bautizado a menudo, no se ha comportado jamás como una princesa ortodoxa. Por ejemplo, Charlène falta a menudo al tradicional Baile de la Rosa, el acontecimiento más importante y querido del Principado de Mónaco. Esa y otras faltas de la princesa Charlène de la vida pública monegasca nos han llevado a creer que la sudafricana no se ha llegado a encontrar nunca a gusto entre los actos de los royals. Charlène de Mónaco se encuentra mejor cerca de sus hijos que en los actos oficiales. Eso lo sabemos, pero ahora la prensa empieza a apuntar que esta última y prolongada ausencia tiene que ver con un mayor distanciamiento entre Charlène y su marido, con un importante distanciamiento, dicen.

MONACO, MONACO - MAY 11: (EDITOR'S NOTE : NO TABLOIDS WEB & PRINT) Prince Albert II of Monaco, Princess Gabriella, Prince Jacques of Monaco and Princess Charlene of Monaco attends the Sainte Devote Rugby Tournament at Louis II Stadium on May 11, 2019 in Monaco, Monaco. (Photo by AJ/Pool/Getty Images)
MONACO, MONACO - MAY 11: (EDITOR'S NOTE : NO TABLOIDS WEB & PRINT) Prince Albert II of Monaco, Princess Gabriella, Prince Jacques of Monaco and Princess Charlene of Monaco attends the Sainte Devote Rugby Tournament at Louis II Stadium on May 11, 2019 in Monaco, Monaco. (Photo by AJ/Pool/Getty Images)

Sabemos que desde el mismo día en que Charlène Wittstock dio el “sí quiero” a Alberto II de Mónaco los rumores sobre que la ex nadadora no era feliz en su matrimonio se han ido sucediendo. De hecho, los rumores empezaron con la imagen del rostro triste de la princesa durante la propia ceremonia de la boda. El asunto es que el sonado runrún que circula ya en las redacciones en todos los medios de comunicación es que la Princesa y el Príncipe están ahora más distanciados que nunca. Hay quién habla incluso de “separación en puertas”. Y ese rumor se está incendiando como la pólvora. Lógicamente la reciente huida de Charlène de la exposición pública ha sido lo que ha hecho encender la mecha. Pero, ¿Estaremos realmente ante una importante crisis matrimonial? ¿Podrían llegar a romper su matrimonio? Sin embargo, en las quinielas sobre el verdadero motivo de la extraña ocultación de la princesa, hay quien apuesta por un nuevo embarazo. Y apuestan fuerte. Sin lugar a dudas, un embarazo de la Princesa sería mucho mejor noticia que una separación. Quizás pronto los mellizos Jacques y Gabriella, que el próximo 10 de diciembre cumplirán 5 años, tengan para 2020 alguien más con quién jugar. Estaremos muy atentos al regreso de Charlène y veremos si lo hace embarazada.

Otras historias