China suma más oros olímpicos mientras el estadounidense Kendricks se retira por COVID-19

·5 min de lectura
Juegos Olímpicos de Tokio 2020 - Natación - Relevo de 4 x 200 metros estilo libre femenino - Final - Yang Junxuan de China, Tang Muhan de China y Zhang Yufei de China

Por Simon Evans y Mitch Phillips

TOKIO, 29 jul (Reuters) - La rivalidad entre las potencias económicas de China, Japón y Estados Unidos se manifestó el jueves en una piscina olímpica, donde un récord mundial en el relevo femenino de estilo libre puso a las atletas chinas por delante con una medalla de oro en los Juegos de Tokio.

La alegría de los estadounidenses por su propio doble oro en la piscina se vio atenuada cuando el saltador de pértiga Sam Kendricks fue excluido de los Juegos debido a un test positivo de COVID-19, lo que provocó que los miembros del equipo de atletismo australiano tuvieran que aislarse brevemente en sus habitaciones y puso de manifiesto el riesgo siempre presente de infección en los Juegos.

China consiguió su primer oro en la piscina de Tokio con la victoria de Zhang Yufei en los 200 metros mariposa femeninos, y más tarde volvió a la piscina para ayudar a su equipo a vencer a los favoritos estadounidenses y australianos para ganar el relevo 4x200 estilo libre, estableciendo un récord mundial de paso.

La victoria en el relevo colocó a China por delante de Estados Unidos y Japón en el ranking de medallas de oro y provocó los aplausos de los periodistas chinos en el centro de prensa.

Fue el colofón a una mañana emocionante en la piscina, en el sexto día de los Juegos, hasta ahora marcados por la retirada de Simone Biles de las pruebas de gimnasia y la eliminación en tenis de Naomi Osaka —momentos que centraron la atención en la salud mental de los atletas—, bajo la sombra del empeoramiento de la pandemia en la ciudad anfitriona, Tokio.

China lidera con 14 oros y 29 medallas en total. Estados Unidos y Japón tienen ambos 13 oros, y los estadounidenses han conseguido 36 medallas en total, frente a las 22 de Japón.

El sorprendente récord mundial del equipo chino de relevos femenino de estilo libre supuso una rápida respuesta al doble oro de los nadadores estadounidenses Caeleb Dressel en los 100 libres y Bobby Finke en los 800 libres.

"No me preocupaba nada en absoluto", dijo Dressel tras superar al campeón vigente, el australiano Kyle Chalmers, por seis centésimas de segundo. "Significa mucho, sabía que el peso estaba sobre mis hombros".

Sin embargo, las victorias estadounidenses se vieron ensombrecidas por la salida de Kendricks. El doble campeón mundial de salto con pértiga había dado positivo por COVID-19, según informó el Comité Olímpico de Estados Unidos, confirmando un anuncio anterior de su padre.

"De acuerdo con las normas y protocolos locales, ha sido trasladado a un hotel para ser aislado y está recibiendo apoyo", dijo.

Otro saltador de pértiga, el argentino Germán Chiaraviglio, también fue descartado tras dar positivo por COVID-19. Confirmó en Instagram que estaba fuera de los Juegos y que estaba aislado en un hotel.

UN MENSAJE MÁS CLARO Y CONTUNDENTE

Los miembros del equipo de atletismo australiano se aislaron brevemente como medida de precaución y posteriormente fueron autorizados a volver a sus rutinas habituales.

Los procedimientos de los Juegos establecen que los atletas a los que se les detecta un contacto y aún no han competido son aislados del resto de su equipo. A continuación, deben someterse a una prueba seis horas antes de la competición y dar un resultado negativo para poder competir.

Las revelaciones se produjeron después el principal asesor médico de Japón instara al Gobierno a enviar un "mensaje más claro y fuerte" sobre los crecientes riesgos de la pandemia, incluso para el sistema hospitalario.

La ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos, Tokio, registró 3.177 nuevos casos de COVID-19 el miércoles, un segundo récord diario consecutivo. En todo el país, los nuevos casos alcanzaron los 9.570, según el Ministerio de Sanidad, superando los 9.500 por primera vez.

"La mayor crisis es que la sociedad no comparte el sentido del riesgo", dijo el asesor médico, Shigeru Omi, a una comisión parlamentaria. "Quiero que el Gobierno envíe un mensaje más fuerte y claro".

Las hospitalizaciones y el repunte de las infecciones se suman a la preocupación por los Juegos, que se están celebrando en unas condiciones sin precedentes que incluyen la prohibición de entrar a los espectadores en la mayoría de las instalaciones.

Sólo el 26,5% de los residentes en Japón están totalmente vacunados y el despliegue ha sufrido recientemente problemas de suministro. Más del 60% de las camas de los hospitales de Tokio disponibles para los casos graves de COVID-19 estaban ya ocupadas el martes, según datos de la ciudad.

A muchos japoneses les preocupa que la afluencia de atletas y autoridades para los Juegos aumente el número de casos, mientras que los expertos han advertido de que la celebración de este evento deportivo de alto nivel envía un mensaje confuso sobre la necesidad de permanecer en casa.

Los organizadores de las Olimpiadas han informado de 193 casos de COVID-19 relacionados con los Juegos, una cifra minúscula teniendo en cuenta las decenas de miles de personas que participan en el evento.

Los atletas olímpicos, el personal y los medios de comunicación deben seguir normas estrictas para evitar cualquier propagación del virus desde el interior de la "burbuja olímpica".

(Reporte de Simon Evans, Mitch Phillips, Linda Sieg y Kioyshi Takenaka; Escrito por David Dolan; Edición de Stephen Coates y Shri Navaratnam. traducido por José Muñoz)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente