China tratará de recuperar la segunda plaza en el medallero de Tokio

·3 min de lectura

Pekín, 14 jul (EFE).- Tras la brillante participación de China en los Juegos Olímpicos de verano de Pekín 2008, en los que dominó el medallero, el país ha ido cayendo en las citas posteriores, una tendencia que la potencia asiática quiere revertir en Tokio.

Antes de la pandemia de coronavirus (y por tanto, antes de que se pospusieran un año los Juegos de Tokio), la agencia estatal de noticias Xinhua apuntaba que el objetivo del equipo olímpico chino era crecer respecto a los JJ. OO. de Río 2016, en los que el país asiático cayó del segundo puesto del medallero obtenido en Londres 2012 al tercero.

Sin embargo, desde esa previsión de objetivos, se ha conocido la sanción por dopaje impuesta al nadador estrella de los chinos, Sun Yang, lo que hará que el plusmarquista se pierda la cita.

Otra de las ausencias será Ye Shiwen, la nadadora que dominó en Londres 2012 con solo 16 años, quien se ha quedado fuera del equipo olímpico en esta ocasión, aunque la natación no es uno de los deportes en los que China es potencia dominadora.

Tampoco participará el equipo de baloncesto masculino, que no se clasificó para unos Juegos por primera vez en 37 años, con lo que prolongan el mal momento que certificaron en el mundial de baloncesto de 2019, celebrado en China, cuando los anfitriones no lograron pasar de la fase de grupos.

POTENCIA EN TENIS DE MESA Y BÁDMINTON

Los puntos fuertes de China son, sobre todo, el tenis de mesa y el bádminton, y no se espera que mucho cambie ahí en el medallero, mientras que su destreza en saltos de trampolín, halterofilia, gimnasia y tiro estarán también presentes.

Esos seis deportes le han servido a China para obtener el 74 por ciento de las medallas olímpicas de oro logradas por el país asiático desde la cita de Los Ángeles, en 1984.

De hecho, en tiro, el veterano Pang Wei -que ya obtuvo el oro en Pekín 2008 en la disciplina de pistola de aire 10 metros, lo que le convirtió en el primer chino en subir a lo más alto de un podio olímpico en ese deporte- representará a su país por cuarta vez.

En bádminton, Chen Long tratará de defender su corona olímpica en la modalidad individual masculina en los que serán sus terceros Juegos, lo que contrasta con el que será el debut en individual femenino de Chen Yufei, o de Zheng Siwei y Huang Yaqiong en dobles mixto.

En tenis de mesa, el presidente de la federación China, Liu Guoliang, manifestó recientemente "la capacidad y la confianza" del equipo que mandará a Tokio "para luchar por los cinco oros" en juego en ese deporte, si bien admitió que "también hay desafíos y riesgos, en particular teniendo en cuenta que el ritmo y la forma de la preparación ha sido muy distinta durante la pandemia".

Entre los deportes en los que China también espera medallas -aunque de otros metales- están taekwondo, vela, remo, kárate, boxeo y voleibol femeninos, natación y atletismo, según Xinhua.

China fue por primera vez líder en el medallero de los Juegos en la edición de Pekín 2008, con 48 oros y un total de 100 medallas, mientras que bajó al segundo lugar en Londres 2012 (38 y 91) y al tercero en Río 2016 (26 oros y 70 medallas).

Los saltos de trampolín, la halterofilia y la gimnasia son los tres deportes que han dado más éxitos a su equipo.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente