Un empleado del Barça empuja al cámara de 'El chiringuito' sin ton ni son varias veces y la Guardia Civil tiene que protegerle

Borja González
·2 min de lectura
Uno de los momentos previos a un empujón por parte de un empleado del Barcelona al cámara de 'El chiringuito'. (Fuente: Twitter/@elchiringuitotv)
Uno de los momentos previos a un empujón por parte de un empleado del Barcelona al cámara de 'El chiringuito'. (Fuente: Twitter/@elchiringuitotv)

La llegada de Lionel Messi al aeropuerto de Valladolid tras la magnífica actuación en el José Zorrilla fue algo más que tensa y todavía en los medios le estamos buscando una justificación posible. Un reportero y un cámara de ‘El chiringuito’, con autorización para estar allí, sufrieron las embestidas de un empleado del Barcelona, que incluso obligó a un guardia civil a ponerse en medio para protegerlos del “personaje”, como se refirió a él Josep Pedrerol.

Como bien se comentó en plató tras ver el incidente, en ningún momento los compañeros se excedieron a la hora de hacer su trabajo ni abordar a Messi de manera irrespetuosa. Simplemente, parecía que desde que se bajaron del autobús el empleado culé fue directo a empujar en repetidas ocasiones al cámara.

Pedrerol ironizó con el “nerviosismo” que se vive en el club y que hay mucha gente que no sabe qué va a ser de su trabajo con las elecciones a la vista. Se apresuró a dar gracias a la Guardia Civil por proteger a sus pupilos ante “este individuo”, del que dan por hecho que es de seguridad.

Este fue el momento complicado de explicar:

Mientras tanto, los mismos compañeros que tuvieron que soportar los malos modos del empleado ya mencionado, pillaron momentos después a Messi viajando en su avión privado y no con la expedición blaugrana, con el fin de disfrutar ya de sus vacaciones navideñas rumbo a Argentina. Una decisión algo arriesgada, más allá de la pandemia, puesto que tan sólo cuenta con cuatro días libres.

Esperemos que ningún compañero tengamos que volver a vivir situaciones de este tipo por tratar de hacer nuestro trabajo lo mejor posible y con total respeto al resto. A veces, cuando das no recibes.

Más historias que te pueden interesar: