El cambio físico de los tertulianos de 'El Chiringuito' en los últimos seis años

Yahoo Deportes
Carme Barceló ahora y seis años antes (Foto: Twitter/@elchiringuitotv)
Carme Barceló ahora y seis años antes (Foto: Twitter/@elchiringuitotv)

Josep Pedrerol y todo su equipo muestran en ‘El Chiringuito’ el cambio físico de algunos de sus tertulianos en los últimos seis años. Los sometidos a las comparaciones han sido Carme Barceló, Óscar Pereiro, Paco García Caridad y Alfredo Duro, por un lado, y Jorge D’Alessandro y Javier Balboa por otro.

La primera en ser analizada ha sido la periodista Carme Barceló. La aficionada del Barcelona, según sus compañeros, ha ganado con el paso de los años. Incluso ha recibido palabras bonitas del sector madridista. El motivo principal de su mejora: su peinado.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El segundo en ser testado por la máquina del tiempo ha sido Óscar Pereiro, al que se le ve muy cambiado. Por el 2014 no tenía barba y eso, según su compañera Barceló, no le favorece. Alfredo Duro ha manifestado que “estaba gordísimo”. El propio Pereiro ha querido aclarar que por aquel entonces “no dormía tan bien como ahora”, así que le sienta bien no dormir.

Paco García Caridad ha sido el tercero en la comparativa. No ha cambiado nada. Tanto es así que Jorge D’Alessandro ha afirmado que “es un clon”. La verdad es que ni tan siquiera ha tocado un ápice su forma de vestir, con esos jerséis sobrios sobre camisas a cuadros que le caracterizan.

El último en ser analizado de esta tanda ha sido Alfredo Duro. Sin duda, su cambio físico es más que evidente desde que le dio por el boxeo. La cara más fina, menos hombros pero, sobre todo, una vestimenta con más gusto. La camisa con balones de fútbol ha pasado a mejor vida. Gracias Alfredo.

Por otro lado, D’Alessandro y Balboa están prácticamente iguales, aunque el exjugador del Real Madrid se ve mejor ahora.

A ver si esta práctica se convierte en habitual en el programa y nos sigue regalando momentos como este.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias